Washington sorprende al sector tecnológico con su decisión de indultar a Google

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés) ha cerrado por sorpresa, y sin cargos, una investigación de dos años sobre las posibles prácticas contrarias a las leyes antimonopolio que habría podido realizar Google con sus sistemas de búsqueda.

La decisión ha generado mucha polémica entre algunos sectores afectados, sobre todo porque hace menos de dos meses, la FTC parecía dispuesta a llevar al buscador a los tribunales y aplicarle un castigo ejemplar.

No ha sido así. Es más, los cinco miembros de esta comisión han realizado un dictamen unánime en el que se asume, casi como propio, el principal argumento esgrimido por Google para justificar los casos en los que sus actuaciones se situaban más al límite de la ilegalidad: la necesidad de impulsar la innovación en el sector tecnológico para beneficiar a la economía del país.

A cambio de este sorprendente veredicto, la FTC ha exigido y conseguido muy pocas cosas al buscador, un acuerdo extrajudicial, que los ‘blogueros’ califican de ‘barato’, sobre el supuesto mal uso realizado por Google de las patentes de telefonía móvil que consiguió tras adquirir Motorola y algunos pequeños cambios en los sistemas de búsqueda para permitir a los anunciantes posicionarse en ‘webs rivales’. 

Sin embargo, para algunos comentaristas de las páginas webs especializadas en las crónicas sobre Washington, la decisión de la FTC, casi paralela a la constitución de la nueva legislatura del Congreso tiene una explicación muy clara: el buen trabajo realizado por Google desde hace más de dos años en los pasillos de esta cámara, tras haberse constituido en el líder de un importante grupo de presión política.

Se trata de un ‘lobby’ constituido en toda regla, en el que el buscador ha invertido cerca de 12 millones de dólares (9,13 millones de euros), en los últimos tiempo, siempre según estas versiones que circulan por la Red y no aportan pruebas sobre el asunto. En la estructura participan también otras compañías del sector como Facebook, Amazón y Ebay.

El ‘lobby’ ha fichado como director a Michael Beckerman, un profesional muy bien relacionado en Washington porque fue asesor de la presidencia del Comité de Comercio y Energía del Congreso, una de las instancias más cercanas a la FTC.

En el último proceso electoral, además, Google, habría aumentado en más de un 330% su contribución a las campañas políticas, con una circunstancia añadida: su cambio de perfil. Tradicionalmente las tecnológicas habían estado cerca del Partido Demócrata, pero ahora prefieren a los republicanos.

Quizá porque sus antiguos aliados comparten muchos intereses con Hollywood, una industria que lucha contra la piratería en Internet y que, precisamente no está ahora en buenos términos con el buscador,.