Personal Branding, tu nueva herramienta de márketing

Branding
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Para establecer una estrategia basada en el Personal Branding hay que tener en cuenta en primer lugar, cuales son nuestras fortalezas y capacidades.

El Personal Branding o Marca Personal es una nueva tendencia en el márketing actual que se centra en la presentación de una persona como empresa, marca o proveedor de servicios comercializables. En los últimos tiempos esta práctica se ha visto impulsada gracias a la aparición de numerosas redes sociales, las cuales permiten que la persona se posicione dentro de su nicho de mercado y muestre sus capacidades con el fin de conseguir mejorar sus relaciones profesionales y ampliar su círculo de clientes.

Tradicionalmente, las tarjetas de visita o de presentación eran uno de los elementos que permitian a cualquier profesional establecer una relación más personalizada con el cliente, el cual conocía su nombre y en ocasiones tenía acceso incluso a su teléfono personal. Sin embargo, este tipo de tarjetas, que siguen siendo muy populares hoy en día, presentaba al profesional como un emisario de la empresa para la que trabajaba y mediante la cual se relacionaba con el cliente. El Personal Branding busca romper esta relación: la persona es la marca y la empresa.

Para establecer una estrategia basada en el Personal Branding hay que tener en cuenta en primer lugar, cuales son nuestras fortalezas y capacidades, o lo que es lo mismo, entender qué podemos ofrecerle al cliente como individuo particular que nos haga destacar por encima de la competencia. Para ello es imprescindible que establezcamos el tipo de negocio y los servicios que brindamos; determinemos cual es nuestro target o el nicho de mercado donde beneficiarnos de nuestras competencias y que delimitemos los objetivos que perseguimos.

Actualmente, proliferan los perfiles profesionales freelance o autónomos, unos de los principales usuarios del Personal Branding por lo que una optimización del alcance de marca y de los canales por donde distribuir el mensaje es totalmente obligatoria. Desde una dimensión más práctica, el profesional debe proveerse de una imagen representativa e invertir en una imprenta online de calidad que le facilite numerosos recursos personalizados con los que presentarse a su público. Por otro lado, las redes sociales como Twitter, Facebook, Instagram y LinkedIn se convierten en los mejores aliados para mostrar opiniones, gustos, carrera profesional e incluso demostrar la coherencia entre tu reputación online y tu persona. Recuerda que tus perfiles en Internet van a demostrar quién eres en todo momento, por lo que presta especial atención al contenido que compartas ya que puede repercutir en contactos profesionales futuros.

Pero el Personal Branding no es útil sólo para freelancers. Piensa en la cantidad de información que viertes a diario en las redes y en la forma en que puede influr en un futuro cuando te encuentres buscando trabajo, por ejemplo. La mayoría de recruiters afirman que “cotillean” los perfiles de Facebook y otras redes sociales durante los procesos de selección de candidatos. Así que no te lo pienses: dedica parte de tu tiempo en considerar qué comentarios o contenidos pueden benficiarte y mostrarte como un gran profesional y cuáles te perjudican.

En definitiva, invierte tiempo en diseñar una estrategia de Personal Branding. Comprueba tus contactos en redes sociales, especialmente en LinkedIn y Google+ y empieza a codearte con los mejores profesionales de tu sector; ambas redes son unas plataformas de networking excelentes. Postea comentarios en blogs, Twitter y LinkedIng Groups que te presenten como un especialista en tu sector. Publica muestras de tu trabajo, si te mueves por un entorno visual, en Instagram, Facebook y en cualquier red social especializada. Verás como mantener la coherencia que te representa como profesional también en tus redes dará grandes frutos para tu carrera profesional.