La economía colaborativa se prepara para el ‘boom’ en España

Economía colaborativa
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las empresas basadas en este nuevo modelo de negocio se han unido en la asociación Sharing España con el objetivo de fomentar la economía colaborativa y trabajar para conseguir una regulación justa que favorezca la competitividad. La economía colaborativa crece rápidamente en nuestro país. Nuevas ‘start ups’ que apuestan por los modelos de negocio ‘peer to peer’, por compartir, se unen a este forma de consumo que gana cada vez más usuarios. Respondiendo a este avance acaba de nacer Sharing España, una asociación de empresas que basan su negocio en la economía colaborativa.

El colectivo, que ha surgido dentro de la Asociación Española de la Economía Digital (Adigital), ha contabilizado unas 400 compañías de este tipo en España, pero creen que el año que viene se establecerán muchas más. El director general de Adigital, José Luis Zimmermann, prevé que España se convertirá en una de las ‘puntas de lanza’ de la economía colaborativa en Europea, como ya lo es en el caso del e-commerce, área en la que se coloca en el quinto puesto.

En declaraciones a ElBoletín.com, Zimmermann ha explicado que Sharing España surgió tras plantarse la necesidad de “un colectivo que represente la voz de estas empresas” y que ayude a “transmitir los valores y las soluciones que la economía colaborativa puede facilitar a la sociedad”.

La asociación defiende una serie de principios que se toman como base del colectivo. Fomentar la economía colaborativa y las actividades ‘peer to peer’ como un modelo de desarrollo económico abierto y sostenible, trabajar para favorecer un panorama de competitividad en condiciones de igualdad y libertad de mercado en España o consolidar la confianza del consumidor son los objetivos.

También potenciar la figura del ciudadano como productor y micro-emprendedor, posicionar a España como referente internacional en el desarrollo de estos modelos económicos o colaborar para alcanzar unas políticas eficientes y racionales.

En cuanto a la regulación, algo que buscan desde estas empresas, el director general de Adigital reconoce que será “un proceso largo”, pero espera “que prevalezca el interés general de la población frente al de negocios particulares”.

Esto se antoja más difícil en el ámbito del transporte, un sector “muy regularizado” y en el que las plataformas colaborativas están experimentando un crecimiento muy grande. Por eso, entiende Zimmermann, compañías como BlaBlaCar y, sobre todo, Uber, monopolizan el debate y las noticias en la prensa. Pero este modelo económico es “mucho más amplio”.

Así, entre las empresas que participan en Sharing España, se encuentran, además de Blablacar, Bluemove Cabify, Social Car o Respiro, compañías relacionadas con el turismo como Airbnb y Only Apartments o el mercadillo de ropa ChicFy. La iniciativa EatWith, para comer en casa de otra gente o Etece, una plataforma para buscar profesionales de confianza para realizar tareas del hogar, también están presentes.

AlterKeys, Avancar, Comunitae, Eurasmus, Gigoing, MangoPay, MyFixpert, PopPlaces, Rentalia, Sharing Academy, Sherpandipity, Suop, TicketBis, Traity, Trip4Real y WeSmartPark completan la lista de las 26 empresas de distintos perfiles de la asociación.

Pero ya se están informando muchas empresas más para poder entrar a formar parte de Sharing España. Mientras acepten sus principios, cualquier empresa basada en la economía puede formar parte del colectivo. No cierran puerta a la polémica Uber.

Estas compañías, especialmente las dedicadas a transporte y turismo, se enfrentan a una regulación más restrictiva en Cataluña, mientras que, según ha apuntado Zimmermann, en Andalucía están trabajando en unas normas más abiertas. Como ha explicado, las diferencias en cuanto a regulación se encuentran más a escala regional que nacional, pues las normas suelen estar transferidas a las administraciones locales.

Ese es uno de los grandes problemas a la hora de establecer un marco regulatorio, que se trata de “empresas globales, desarrolladas a través de Internet, que se tienen que adaptar en muchos casos a una regulación local” ha apuntado el director general de Adigital.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA