Hacienda defiende que la reforma laboral es un “pacto de Estado” y el apoyo de Cs sería “bienvenido”

La ministra María Jesús Montero en el Congreso. (Foto: Congreso)

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha reivindicado este viernes la reforma laboral pactada entre el Gobierno, los sindicatos UGT y CCOO y la patronal CEOE como un “pacto de Estado” que merece el apoyo de “todos los partidos” políticos con representación en el Congreso de los Diputados, y en esa línea ha señalado que un posible respaldo de Ciudadanos (Cs) a esta iniciativa sería “bienvenido”.

La ministra ha realizado así un llamamiento a todos los grupos parlamentarios a respaldar la convalidación del Real Decreto ley que recoge dicha reforma laboral promovida por el Gobierno de PSOE y Unidas Podemos, y ha advertido de que “el hecho de no aprobarla significaría volver o seguir en la reforma laboral que protagonizó, por imposición, el Partido Popular, y que cuenta con unos grandes problemas estructurales que hacen que nuestro mercado laboral no sea lo estable que nos gustaría”.

Así lo ha indicado María Jesús Montero a preguntas de los periodistas en una atención a medios en Sevilla antes de presidir el acto de entrega del nuevo helicóptero construido por Airbus para el Servicio de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria.

La ministra de Hacienda ha defendido que esta reforma es importante porque sirve para “combatir algunos de los males de nuestro mercado laboral”, como la “precariedad”, que “dificulta que las familias puedan hacer su propio proyecto vital, y que también es un elemento negativo para la competitividad de nuestras empresas”.

En esa línea, ha destacado que “esta reforma convierte los trabajos que hasta ahora eran temporales en indefinidos, por lo que la modalidad habitual de contratación de nuestro sector empresarial va a ser la fijeza en el contrato, el contrato indefinido, con el que el trabajador va a poder tener mayor seguridad y capacidades para mantenerse en su empleo”, según ha valorado.

La titular de Hacienda ha sostenido que “el hecho de que empresarios y sindicatos se hayan puesto de acuerdo en algo tan importante se constituye en una suerte de pacto de Estado”, por lo que “es lógico y normal que todos los partidos del arco parlamentario apoyen un pacto de Estado elaborado desde los agentes sociales para que podamos, entre todos, seguir recuperando la economía y consolidando las áreas estratégicas que en este momento tenemos planteadas”.

Por eso, ha realizado “un llamamiento a todos los partidos políticos, sin distinción, para que apoyen esta reforma laboral, la primera que se consensua en su integridad con todos los agentes sociales”, según ha destacado, y ha dicho esperar que se convalide el decreto ley “manteniendo el texto que salió de ese acuerdo” entre el Gobierno, los sindicatos y el empresariado. “En ello trabaja el Gobierno, y con ello es con lo que estamos hablando con el conjunto de formaciones políticas”, ha abundado la ministra.

“Bienvenido” el posible apoyo de Ciudadanos

A preguntas de los periodistas sobre la posibilidad de que Cs apoye la convalidación de la reforma laboral, Montero ha defendido que, “cuando se trata de un proyecto de país, son bienvenidas todas las formaciones políticas que quieran apoyarlo”.

“Y esto significa que, evidentemente, si Ciudadanos ha manifestado su voluntad de sumarse a la convalidación” de este decreto “y, por tanto, a ratificar lo que vino fruto del diálogo social, encantado desde el Gobierno de que así lo hagan y que contribuyan a que algo que es tan importante”, como es “disminuir la precariedad de nuestro mercado laboral, y que viene de la mano de los intereses compartidos de empresarios y de sindicatos”, ha agregado.

En esa línea, ha señalado que “el Gobierno de España agradece todos los apoyos y todo aquello que contribuya a que se consolide en el Congreso de los Diputados un proyecto que empresarios y sindicatos, con tanto trabajo”, prolongado durante “nueve meses, han estado diseñando para que sea un proyecto de consenso”.

Montero ha apostillado que “lo que no tiene ningún sentido es que haya formaciones políticas que no lo apoyen”, y “la pregunta es qué intereses defienden aquellos que no apoyan esta reforma laboral”, como el PP.