Grifols logra escapar del castigo del Ibex y encadena su tercera jornada consecutiva al alza

Grifols
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

En una jornada en la que el Ibex se volvía a teñir de rojo, uno de los pocos valores que lograban escapar del castigo era Grifols. La farmacéutica especializada en hemoderivados se ha convertido en un refugio habitual de los inversores en plena emergencia sanitaria debido a la propagación del coronavirus.

En concreto, las acciones de Grifols cerraban con una subida de un 2,92% hasta los 31,03 euros, dentro de un Ibex 35 que finalmente retrocedía un 1,74% y perdía la cota de los 6.700 puntos. Las acciones de Grifols acumulan en lo que va de año una caída del 2,6%, convirtiendo al valor en uno de los que mejor están capeando la crisis sanitaria del parqué madrileño.

La multinacional de hemoderivados espera empezar a producir inmunoglobulina anti-Covid-19 a partir de julio en EEUU con el fin de ayudar a frenar la evolución del coronavirus. Así lo señaló al menos en declaraciones a la agencia Efe el presidente del área industrial de la división Bioscience de Grifols, Eduardo Herrero, que apuntó que este es el plazo aproximado que maneja la multinacional, aunque todo dependerá de los ritmos que marque la FDA, la autoridad sanitaria estadounidense.

También el pasado viernes, Grifols comunicó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que se ha convertido en el mayor accionista de la compañía china Shanghai RAAS, en la que ostentará una participación del 26,2%. “Esta operación impulsará la producción, comercialización y desarrollo bajo criterios de calidad y seguridad internacionales de los productos plasmáticos en China, así como de las últimas soluciones de diagnóstico transfusional en este país”, destacó la compañía.

En base a los términos de la operación, Grifols controla el 26,20% del capital de Shanghai RAAS (derechos económicos y de voto) a cambio de una participación no mayoritaria en Grifols Diagnostic Solutions (45% de los derechos económicos y 40% de voto) por parte de Shanghai RAAS. Es la primera transacción realizada en China mediante intercambio accionarial (equity swap), entre una compañía extranjera y una compañía cotizada china no controlada por el estado.

Con esta operación, Shanghai RAAS se convierte en el distribuidor en exclusiva de los productos plasmáticos y de diagnóstico transfusional de Grifols en China, mientras que la multinacional catalana de hemoderivados ha destacado que supone una oportunidad para continuar con su expansión internacional y fortalecer un “crecimiento económico sostenido y de largo plazo”.