España se opone al plan de Bruselas para el gas

Teresa Ribera

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, mostró este miércoles el rechazo de España a la propuesta de la Comisión Europea que demanda una reducción del 15% del consumo de gas en los próximos ocho meses ante la posibilidad de que Rusia corte el suministro a los países europeos.

La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha anunciado que España «no apoya» la propuesta planteada por Bruselas de imponer reducciones de consumo de gas a los países de la UE en situaciones de alerta ante un posible corte en el suministro por Rusia.

En rueda de prensa, Ribera subrayó que España es «un país europeísta y solidario», pero aseguró que no se puede pedir al país «un sacrificio desproporcionado», ya que «a diferencia que otros países, los españoles no hemos vivido por encima de nuestras posibilidades desde el punto de vista energético«.

La propuesta de la Comisión Europea, que se trasladará a un consejo extraordinario de ministros de Energía de la UE la próxima semana, no ha sentado bien a varios países europeos, que culpan a Alemania de errores en su política energética por haber aumentado durante años su dependencia energética de Rusia bajo el mandato de Angela Merkel. Precisamente, la excanciller alemana acusó a los países del sur de Europa, en los peores años de la crisis de deuda, de haber vivido por encima de sus posibilidades por su elevado gasto público.

Por ello, la ministra instó a los «socios» europeos a «debatir de forma abierta, transparente y respetuosa» sobre la mejor manera de apoyarse a este respecto.

En este sentido, destacó el papel «fundamental» que puede jugar España como «puerta de entrada» de más del 30% del gas natural licuado (GNL) a Europa y con unas infraestructuras preparadas para dar respaldo «a sus vecinos».

Sin embargo, Ribera dejó claro que, «pase lo que pase, las familias españolas no van a sufrir cortes de gas y de luz en sus casas» y se va a «defender la posición» de la industria española.

«España ha hecho los deberes en este ámbito, pagando más que muchos socios europeos», afirmó, añadiendo que el Gobierno «se resiste a la imposición de obligaciones por encima en términos de esfuerzo a lo que nos corresponde y se pide a otros socios comunitarios».

De esta manera, aseguró que España irá al Consejo Europeo de Energía del próximo 26 de julio «a defender los intereses de todos los españoles con una propuesta solidaria, eficaz, eficiente y coordinada».