Currently set to Index
Currently set to Follow

España destinará el 20% de sus derechos especiales de giro al fondo para países vulnerables del FMI

El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez en la segunda jornada de la cumbre del G20, a 31 de octubre de 2021, en Roma (Italia). - Pool Moncloa/Borja Puig de la Bellacasa

El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez en la segunda jornada de la cumbre del G20, a 31 de octubre de 2021, en Roma (Italia). - Pool Moncloa/Borja Puig de la Bellacasa

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado que España destinará el 20% de sus derechos especiales de giro, es decir los activos de reserva internacional creados por el FMI en 1969 para proveer de liquidez a las economías del mundo, a los fondos fiduciarios para países vulnerables.

El 20% de la cantidad total que conforman esos recursos del FMI -usadas normalmente para completar las reservas oficiales de los países miembros y que le fueron asignados a España en agosto del año pasado- serán transferidos a los países en vías de desarrollo.

En concreto, Sánchez ha especificado que una cantidad mínima de 350 millones de euros se destinará a reforzar la reserva capital dedicada a la Educación, la Pobreza y el Crecimiento; mientras que el resto será donado al fondo de Resiliencia y Sostenibilidad que será creado en el futuro por el FMI.

Estas reservas estarán abiertas a los países vulnerables, que incluye además de los de renta baja, a los de renta media. Según Sánchez, permitirá acometer reformas «para un futuro más justo y sostenible».

«Desde el Gobierno de España celebramos el deseo del G20 de reciclar hasta 100.000 millones de dólares de derechos especiales de giro para nutrir este nuevo fondo y otros instrumentos ya existentes», ha señalado Sánchez en la rueda de prensa de conclusión de los trabajos del G20.

Asimismo, ha aplaudido el acuerdo al que se ha llegado en el marco de la OCDE y del G20 para imponer un impuesto mínimo global del 15% a las empresas multinacionales, lo que ha calificado como «un hito muy importante» por el que ha trabajado «intensamente el Gobierno de España». «Es el reflejo de nuestro deseo para poner fin a la carrera fiscal a la baja desde el punto de vista empresarial», ha concluido.