El Tesoro cobra menos en una subasta en la que coloca 2.035 millones en letras

Monedas y billetes
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Tesoro Público ha captado este martes 2.035 millones de euros en letras a 3 y 9 meses, dentro del rango medio previsto para la emisión, pero ha cobrado menos a los inversores por ambas referencias al reducir notablemente los tipos de interés negativos de ambos papeles.

El interés de los inversores por la deuda pública española se ha mantenido en el inicio del año 2021, en línea con el ejercicio 2020, tal y como lo demuestra la demanda de la emisión de este martes, que ha alcanzado los 6.886 millones de euros, lo que supone 3,4 veces más de lo finalmente adjudicado.

No obstante, en línea con la última subasta de bonos y obligaciones del Estado, el Tesoro ha cobrado menos a los inversores, al ofrecer una rentabilidad menos negativa, en un contexto en el que el organismo venía registrando mínimos históricos en los tipos de interés.

En concreto, ha captado 485 millones de euros en letras a 3 meses, frente a una demanda de 2.406 millones de euros, y ha registrado un tipo de interés marginal del -0,571%, inferior al mínimo histórico del -0,821% alcanzado el pasado 15 de diciembre de 2020.

Asimismo, ha colocado 1.550 millones de euros en letras a 9 meses, frente a una demanda de 4.480 millones de euros. En este caso también ha ofrecido una rentabilidad menos negativa, con un tipo de interés marginal del -0,519%, por debajo del mínimo histórico del -0,653% del 15 de diciembre del año pasado.

Tras la emisión de hoy, el Tesoro volverá a los mercados el jueves, cuando emitirá bonos del Estado a 5 años, con cupón del 0%; obligaciones del Estado a 7 años (vencimiento el 30 de julio de 2027), con cupón del 0,8%; obligaciones a 15 años, con cupón del 1,85% y obligaciones a 20 años, con cupón del 1,20%. Con esta subasta prevé colocar entre 5.500 y 6.500 millones de euros.

La referencia en los bonos a 5 años es el tipo marginal del -0,396% del pasado 7 de enero, mientras que en las obligaciones a 7 años (vencimiento el 30 de julio de 2027) es el marginal del -0,260% de la subasta del 19 de noviembre del año pasado.

En las obligaciones a 15 años es el tipo del 0,642% marcado el pasado 3 de septiembre del año pasado y en el caso de las obligaciones a 20 años, la referencia es el tipo del 0,614% del pasado 5 de noviembre de 2020.

En su última emisión, celebrada hace una semana, el Tesoro captó 6.150,7 millones de euros en letras a 6 y 12 meses, en el rango medio alto de lo previsto, si bien ya marcó tipos menos negativos respecto a los mínimos históricos de la subasta de referencia de diciembre, aunque se mantiene en niveles negativos.

Con las dos emisiones de esta semana el Tesoro culmina las previstas para el mes de enero y no volverá a testar a los mercados de nuevo hasta el mes de febrero.

El secretario general del Tesoro y Financiación Internacional, Carlos San Basilio, presentó el pasado 8 de enero la Estrategia de Financiación del Tesoro para 2021, que contempla una reducción en 10.000 millones de la emisión de 110.000 millones de euros inicialmente prevista en los Presupuestos por la mejor evolución de los ingresos el año pasado.

De este modo, la emisión neta se limitará a 100.000 millones, un 9% menos respecto a los 109.922 millones con los que cerró 2020, mientras que la emisión bruta se situará en el récord de 289.138 millones, un 4,4% más respecto los 277.059 millones del año pasado, debido a que aunque el déficit bajará este año, el nivel de deuda acumulada obliga a refinanciar más vencimientos cada año.

A medio y largo plazo, la emisión bruta será de 184.380 millones, un 0,5% más que el año pasado, y la emisión neta de 90.000 millones, un 8,6% menos; mientras que la estrategia del Tesoro contempla 104.758 millones de emisión bruta en letras este año, un 11,9% más, y una neta de 10.000 millones, un 12,5% menos.

La Estrategia de 2021 contempla la realización de 48 subastas ordinarias de letras y de bonos y obligaciones del Estado, recurrir nuevamente a las sindicaciones bancarias para la emisión de determinadas referencias de obligaciones y emitir deuda mediante colocaciones privadas, que se ejecutarán en la medida en que contribuyan a la diversificación de la base inversora.

Además, el organismo realizará en 2021 su primera emisión de un bono ‘verde’, previsiblemente en el tercer trimestre, con una referencia a 20 años y una primera sindicación con la que captará entre 5.000 y 10.000 millones de euros.