El taxi se rebela contra la nueva ordenanza de Almeida, a la que califica de “atropello al sector”

Taxi

Taxis por las calles de Madrid

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La Federación Profesional del Taxi de Madrid (FPTM) ha confirmado hoy que impugnará el texto de la nueva ordenanza municipal aprobado este martes en el pleno extraordinario del Ayuntamiento de Madrid.

Así lo ha confirmado la FPTM tras conocerse la aprobación de la nueva ordenanza con los votos a favor de PP, Ciudadanos y Vox, y con el rechazo del PSOE y Más Madrid, quienes consideran que la nueva norma supone una “uberización del servicio”. El equipo de Gobierno ha admitido finalmente siete de las cincuenta y una enmiendas que habían sido presentadas por la oposición.

La FPTM, que comenzará los trámites para impugnar este texto al día siguiente de su publicación en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCM), califica el texto de “atropello al sector” y lo considera “una pérdida de tiempo que muestra la irresponsabilidad del gobierno de Martínez de Almeida que, en un contexto de pospandemia, no ha sabido tomar medidas que reactiven la difícil situación por la que atraviesa el sector”.

En este sentido, y tras conocerse la aprobación definitiva de la norma, el presidente de la FPTM, Julio Sanz, ha lamentado “que no ha sido consensuada en ningún momento con el sector y que además está basada en un reglamento ilegal”.

Para la FPTM, la solución a la difícil situación del sector tras la crisis del Covid-19 no pasa por hacer circular a los vehículos CERO durante más horas, tal y como propone el Ayuntamiento, sino en hacer rentable la actividad para los titulares de licencia y ofrecer el mejor servicio, con las mejores garantías, a todos los usuarios.

Oportunidad perdida

De la misma manera, Sanz ha criticado la falta de voluntad política tanto de Almeida como del delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante que, “con este texto llevan a cabo un acto de prepotencia que no atiende al mínimo sentido garantista de la norma y aprueban cuestiones que habían sido declaradas nulas por la justicia”.

“De nuevo estamos ante una oportunidad perdida para dotar al servicio del taxi de los instrumentos necesarios para ofrecer un servicio de la mejor calidad al ciudadano, al tiempo que garantice la supervivencia de un sector del que dependen más de 20.000 familias”, ha lamentado Sanz.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA