El tamaño importa: la vivienda nueva se vuelve XXL

Plano Hipoteca vivienda casa edificio se vende se alquila
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

“Caballo grande, ande o no ande”. Esta es la respuesta que le viene a la cabeza al director de Análisis de Sociedad de Tasación (ST) César Hernández, cuando se le pregunta sobre el tamaño que demandan quienes buscan una vivienda nueva en estos momentos, ya que se ha detectado que los compradores quieren más metros a pesar de que cada vez las familias son más pequeñas.

Jorge Ripoll, director del Servicio de Estudios de Tinsaafirma que “para confirmar que el tamaño de las viviendas nuevas que se construyen continúa creciendo basta echar un vistazo a la estadística oficial de visados de obra nueva que facilita el Ministerio de Fomento que informa que ahora mismo la medida de los pisos construidos alcanza los 120 metros curados cuando en 2007 estaban en torno a los 95m2 de media, lo que su pone un aumento de más de un 20% de superficie respecto al pico de inicio de la crisis”. Una tendencia a adquirir viviendas grandes de la que tampoco escapan las unifamiliares que –según este experto- han pasado a una superficie media de 200 m2 cuando a principios del año 2000 rondaban los 150 m2”.

Daniel Cuervo, secretario general de Asociación Española de Promotores Constructores de España (APCE) y director gerente de la Asociación de Promotores Madrileños, Asprima confirma que entre el 60% y el 70% de las viviendas que se están construyendo –y las que más se venden sobre plano- son de tres o cuatro dormitorios y con una superficie de entre 100-120m2 y explica que esto sucede debido a que la obra nueva –salvo en las zonas más turísticas como Málaga, Palma o Alicante, está satisfaciendo la necesidad del mercado de reposición (aquel que ya cuenta con una vivienda en propiedad y que habitualmente vende o alquila para comprar un nuevo inmueble) que es el mercado que demanda más metros, además de terraza, buenas zonas comunes, zonas verdes, piscina y algunas instalaciones deportivas que cada vez son más demandadas por los compradores.

¿Y por qué los compradores de vivienda nueva buscan mayor tamaño en sus hogares? Según el representante de Tinsa, el motivo principal de dicha “tendencia a comprar pisos XXL que está registrándose desde 2016 y que va a en aumento es que la obra nueva está sobreviviendo, principalmente, por familias solventes”, que se animan a comprar pisos mayores por el hecho de que el precio es aún más bajo que antes de la crisis, lo que explicaría según Ripoll, que esté aumentando la oferta de viviendas por encima de los 150m2 y hasta los 180m” con precios de entre 600.000 y 800.000 euros, con buenas cualidades y diseños atractivos, para cubrir dicha demanda solvente que es la más activa en la actualidad en lo que se refiere a inmuebles a estrenar.

César Hernández coincide con Ripoll en que las viviendas se buscan más grandes porque siguen siendo más baratas que antes del estallido de la burbuja -a pesar de que el precio por metro cuadrado subió un 6% durante 2017- pero recuerda que durante la crisis los pisos se ‘encogieron’ no sólo por necesidades de los compradores sino también de los promotores, ya que “no hay que olvidar que edificar una casa pequeña es más barato”.

Sin embargo, la moda de las viviendas grandes no hace que se dejen de vender los pisos más pequeños, por un sencillo motivo. Si las familias que buscan una casa para vivir prefieren tener más metros, quienes compran para invertir, es decir para poner después el inmueble en el mercado de alquiler, lo que quieren son pisos pequeños, normalmente de un dormitorio, un producto que se ha convertido en el producto estrella para invertir sobre todo en Madrid.

Los representantes de ambas tasadoras aclara que el tirón de que tienen los pisos ‘mini’ especialmente en Madrid se debe a que hay una importante demanda de alquiler de personas que se desplazan a la capital por motivos laborales, pero también debido a que son adquiridos por las propias empresas multinacionales para usarlos como residencia de su personal. Asimismo, dichos apartamento de un dormitorio y de entre 50 y 65 m2 –muy solicitados por jóvenes y ‘single’ tendrían otro ‘segmento de mercado’ que revela Sociedad de Tasación: los diputados y senadores de fuera de Madrid.

Estos apartamentos de un dormitorio tienen tanto éxito entre los inquilinos de Madrid que están empezando a escasear en enclaves como Las Tablas, Montecarmelo o Arroyo del Fresno, según el representante de Tinsa, lo que está encareciendo mucho su arrendamiento.

El secretario general de los promotores explica que también se hacen pisos más pequeños de uno o dos dormitorios para gente joven que en la mayoría de los casos puede comprar su vivienda gracias a la ayuda de sus padres, pero reconoce que los pisos pequeños se compran especialmente para invertir y facilita un dato muy esclarecedor: “de cada cuatro o cinco viviendas que se venden, una es como inversión”.