El PSOE se juega su futuro en el sexto aniversario del 15M

Sede del PSOE
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El 15 de mayo de 2011 miles de personas, en su mayoría jóvenes, tomaron la Puerta del Sol de Madrid contra la vieja política y en protesta por el bipartidismo del PP y PSOE. Ahora, cuando se cumplen seis años del 15M, el Partido Socialista se juega su futuro. Este lunes Susana Díaz, Pedro Sánchez y Patxi López medirán sus fuerzas en un debate, el primero y único de las primarias socialistas, a menos de una semana de la votación.

Las normas son claras. Los tres candidatos llegarán de manera escalonada a Ferraz, escenario de este debate. Se hará las pertinentes fotografías el presidente de la Comisión Gestora, Javier Fernández, y se medirán cara a cara durante una hora y media. En ese tiempo hablarán de política, economía y modelo de partido y será la presidenta de Andalucía quien inicie la discusión, mientras que el exsecretario general del PSOE tendrá la última palabra.

Y todo esto en un día marcado en rojo en la historia más reciente de España. El movimiento de los indignados marcó un antes y un después en la política del país. La acampada en Sol escenificó el hartazgo con una clase política que no representaba a los que protestaban, cuyo espíritu quedó plasmado años después en Podemos, que irrumpió con fuerza en las elecciones europeas de 2014. Una cita en las urnas que convirtió a este partido en el cuarto más votado en España.

Como anticipo a las tradicionales manifestaciones y actos que, como todos los años, tendrán lugar la tarde de este lunes para rememorar esta fecha, los candidatos a las primarias del PSOE se enfrentarán en un debate que ha despertado un gran interés mediático. Muchos medios de comunicación darán en directo este cara a cara, que tendrá lugar en un día festivo en la ciudad de Madrid (San Isidro).

Mientras que muchos ciudadanos se desplazarán hasta la pradera para degustar las rosquillas del Santo, tomarse un bocata sentados en el césped o lucir sus mejores galas de chulapo o chulapa, Díaz, Sánchez y López podrán decirse a la cara lo que opinan del proyecto del otro.

Y es que se tienen ganas. O por lo menos eso es lo que ha quedado de manifiesto desde que en enero el Comité Federal del PSOE anunciara su decisión de que las primarias fueran en mayo. Los insultos y los cruces de reproches se han sucedido a lo largo de todo este tiempo entre las diferentes candidaturas, aunque el momento álgido ha llegado en las últimas semanas.

Tras la presentación de los avales, una batalla que ganó por la mínima Susana Díaz a Pedro Sánchez, la tensión ha sido máxima con acusaciones de “prácticas mafiosas” desde los afines al exlíder del PSOE a la presidenta de la Junta andaluza y a la Gestora. Unos ataques que han sido respondidos desde el entorno de Díaz reprochando a Sánchez sus continuos cambios de opinión. “Los cambios de criterio están en su ADN”, afirmó este mismo viernes en la SER Guillermo Fernández Vara, partidario de la andaluza.

La lucha por el poder del Partido Socialista es cosa de dos: Díaz y Sánchez. La candidatura de Patxi López, que rozó los 12.000 avales, no logra hacerse un hueco en lo que se ha convertido en un duelo al más puro estilo del viejo oeste. Eso sí, puede decantar la balanza. Los apoyos logrados por el exlehendakari pueden decidir el nombre del ganador de las primarias del próximo día 21. De ahí que Pedro Sánchez le ofreciera integrarse en su candidatura, algo que el socialista vasco rechazó.

En este clima de tensión se celebrará el debate este lunes. Y todo hace presagiar que no será una jornada de convivencia en la que los aspirantes a las primarias intercambien amistosamente sus propuestas y estrechen lazos. Todo lo contrario, los candidatos pueden salir aún más enfrentados de este cara a cara.