El PSOE acusa al PP de querer que fracase el diálogo con Cataluña y Podemos le replica que hasta Aznar habló con ETA

Pedro Sánchez y Pere Aragonès - Pool Moncloa / Borja Puig de la Bellacasa y Fernando Calvo

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El PSOE ha acusado este miércoles al PP de querer que «fracase» el diálogo con Cataluña iniciado en la mesa entre los gobiernos central y catalán mientras que su socio en el Gobierno, Unidas Podemos, le ha restregado que hasta el expresidente del Gobierno José María Aznar habló con la banda terrorista ETA.

Así han replicado los socialistas y el grupo confederal a la moción que el PP ha llevado al Pleno del Congreso para instar al Gobierno a reconocer como «inviable jurídica y políticamente» cualquier referéndum que promueva la Generalitat de Cataluña, a comprometerse con que la mesa de diálogo «no tenga ningún efecto jurídico» y a circunscribir su relación institucional con el Gobierno catalán a lo previsto en la Constitución y el Estatut.

Durante la defensa de esta moción, la diputada ‘popular’ Carmen Navarro ha acusado al presidente, Pedro Sánchez, de haber «dado la espalda» al interés general con la activación de una mesa que considera una «farsa», de cuya última reunión no se sabe «nada» y cuyos protagonistas «mienten».

VOX DICE QUE SÁNCHEZ PODRÍA ACABAR «EN EL BANQUILLO»

Aunque el texto de los ‘populares’ no se votará hasta este jueves, Vox, Cs, UPN y Foro han adelantado su respaldo y no han ahorrado críticas hacia Sánchez, al que han acusado de haberse puesto «de rodillas» ante los independentistas sólo por «oportunismo político», como ha comentado Edmundo Bal (Cs), y al que el diputado de Vox Juan Carlos Segura vaticina que podría acabar «en el banquillo» si sigue por esos «derroteros».

Pese a este apoyo, la iniciativa no saldrá adelante. El PSOE, por boca de Francisco Aranda, ha dicho que «no queda otra que votar en contra» de una moción que se sitúa al PP al lado de «quienes quieren que fracasa el diálogo» con Cataluña. Aranda ha lamentado que los de Pablo Casado «renieguen» de la palabra, «corazón de la democracia», porque, a su juicio, eso es tanto como «cerrar el camino de las soluciones y perpetuar la disputa».

De su lado, Jaume Asens, de Unidas Podemos, se ha preguntado cómo es posible que el PP esté en contra de una mesa de diálogo entre dos gobiernos legítimos salidos de las urnas cuando en el pasado el Gobierno de José María Aznar incluso llegó a «acuerdos con ETA». «Sentarse y dialogar no es inconstitucional –ha proclamado–. Salgan del día de la marmota y dejen de aplicar el odio y la confrontación, que tenemos memoria».

«TERAPIA DE GRUPO DE LA DERECHA»

También ha puesto de relieve las conversaciones con ETA el diputado de Bildu Jon Iñarritu, quien ha señalado que la moción del PP es «incoherente» con su pasado, intenta «criminalizar» el diálogo y contrasta con lo que defendía Aznar, que llegó a decir que «la independencia vasca es legitima si no se impone por la fuerza».

En el PNV, Aitor Esteban ha rechazado la tesis de que la Constitución no permite un referéndum de autodeterminación y que la mesa de diálogo sea contraria al ordenamiento jurídico; desde ERC, Gabriel Rufián ha lamentado la «terapia de grupo de la derecha» que supone, a su juicio, esta moción y ha denunciado que los ‘populares’ estén en contra de la «política»; y Ferrán Bel, del PDeCAT, se ha preguntado por qué se preocupan por una mesa si creen que «no sirve para nada».