El proyecto para ampliar el aeropuerto de Barcelona afecta a una zona protegida por la UE

Aeropuerto de Barcelona-El Prat

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El proyecto para la ampliación del aeropuerto de Barcelona implica una extensión del campo de vuelos que afectará a un espacio natural protegido por la UE.

Según recoge el Documento de Regulación Aeroportuaria presentado por la gestora pública de navegación aérea AENA, «la ampliación del campo de vuelos, y concretamente de la pista 07R/25L y sus rodaduras asociadas hacia el Este (…) afectaría a zonas de la Red Natura 2000».

En concreto, las obras repercutirán sobre la laguna de La Ricarda, un espacio natural protegido por la Red Natura 2000, el mecanismo de conservación de la biodiversidad de la Unión Europea.

Las autoridades de España y Cataluña anunciaron en julio una inversión de 1.700 millones de euros para ampliar el aeropuerto ubicado en la localidad de El Prat del Llobregat (Barcelona), con el objetivo de que pueda acoger más vuelos intercontinentales.

El proyecto topó con la oposición de los ayuntamientos de Barcelona y El Prat, partidos políticos, asociaciones de vecinos y organizaciones ecologistas.

Según el documento elaborado por AENA, que el Gobierno de España tiene previsto aprobar este mes, la ampliación implica construir un nuevo edificio satélite conectado a la terminal T1 entre 2027 y 2030

En esta infraestructura, de unos 135.000 metros cuadrados y cuatro plantas, «se podrán operar vuelos internacionales y domésticos» para el desarrollo de un hub intercontinental.

El proyecto, que busca incrementar a 90 los vuelos por hora, también incluye una extensión del campo de vuelo y de una de las pistas.

AENA reconoce que esta modificación implica la destrucción de entorno protegido, por lo que precisará «la inclusión de las actuaciones correspondientes a las medidas compensatorias y de los terrenos que fuera necesario adquirir a tal fin».

El vicepresidente de Cataluña, Jordi Puigneró, prometió en julio que el aeropuerto de Barcelona sería «el más verde de Europa» y que se reduciría «al mínimo» el impacto ambiental.

En declaraciones televisivas este viernes, la teniente de alcalde de Urbanismo de Barcelona, Janet Sanz, calificó el plan de «atentado medioambiental» y acusó al Gobierno de Cataluña de «mentir» cuando prometió que sería sostenible.

Por su parte, el alcalde de El Prat, Lluís Mijoler, lamentó en rueda de prensa que la ampliación supondrá la «destrucción total» de La Ricarda y aseguró que lucharán «por todas las formas legales» para evitarla.

El presidente de Cataluña, Pere Aragonès, también se pronunció sobre la cuestión afirmando que el documento presentado por AENA «no refleja el consenso establecido en el seno del Gobierno» y que el proyecto requiere «un amplio acuerdo de todas las administraciones».

En un mensaje en Twitter, Aragonès exigió «explicaciones» y «una rectificación» a la gestora de aeropuertos y garantizó que «preservar los espacios naturales no es una opción» sino «una obligación no negociable».

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA