El PP vincula los permisos de Bárcenas con su confesión ante la Fiscalía: Lo pactado obliga

Sede del PP Partido Popular Genova

Pablo Ca

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Partido Popular ha vinculado este miércoles los permisos de Prisiones al extesorero Luis Bárcenas con las acusaciones que realizó ante la Fiscalía al recurrir a la expresión latina ‘pacta sunt servanda’, que significa que lo pactado obliga.

En concreto, Instituciones Penitenciarias ha concedido a Bárcenas dos permisos de salida de seis días cada uno, una decisión que aún tiene que ser ratificada por el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria, según han informado a Europa Press fuentes penitenciarias.

La decisión se ha adoptado a propuesta de la Junta de Tratamiento de la prisión madrileña de Soto del Real después de que el extesorero del PP cumpliera una cuarta parte de su condena, a raíz de la reciente decisión de la Audiencia Nacional de acumularle su pena.

LA FISCALÍA NEGÓ QUE TUVIERA UN PACTO CON BÁRCENAS

«Pacta sunt servanda», ha escrito el PP en su cuenta oficial de Twitter, haciendo referencia a la máxima que los contratos están para cumplirse, después de que el partido de Pablo Casado haya asegurado públicamente estas semanas que existe un pacto entre Bárcenas y la Fiscalía.

El pasado 8 de febrero, ante las dudas suscitadas sobre el alcance del escrito presentado en la Fiscalía Anticorrupción por la representación legal de Bárcenas, la propia Fiscalía emitió una nota negando haber llegado a un acuerdo con el extesorero del PP.

La Fiscalía Anticorrupción minimizó entonces el contenido del escrito en el que el ex tesorero del PP afirmaba, entre otros extremos, que el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy era conocedor de los movimientos de la presunta ‘caja b’ del partido. Es más, dijo en esa nota que la confesión de Bárcenas aportaba «escasas novedades, ninguna sustancial» respecto de los hechos investigados.

EL PP ACHACÓ SU REVÉS ENL 14F AL «JUEGO SUCIO» POR BÁRCENAS

El PP achacó derrota electoral en las elecciones catalanas del 14 de febrero –cosechó su peor resultado al pasar de 4 a 3 escaños y se consumó el ‘sorpasso’ de Vox– al «juego sucio» que había sufrido en campaña electoral tras las nuevas declaraciones del extesorero.

«Ésa es la última factura que vamos a pagar de ese pasado. No vamos a cambiar el rumbo y vamos a seguir trabajando en el proyecto en el que creemos y que estamos construyendo», dijo esa noche electoral el secretario general del partido, Teodoro García Egea.

Dos días después, ante el Comité Ejecutivo Nacional del PP, el líder del partido anunciaba que el PP dejaría su sede nacional de la calle Génova para romper con el pasado y avisaba que no volverían a hablar de Bárcenas.

«Desde hoy, esta dirección nacional no va a volver a dar explicaciones sobre ninguna cuestión pasada que corresponda a una acción personal que no haya sido en beneficio del partido o incluso haya podido perjudicarle», proclamó Casado ante la plana mayor del PP, para añadir que «no se lo pueden permitir más con el calendario judicial que se avecina».

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

EnglishFrenchGermanSpanish