El IPC de Japón se aceleró al 0,5% en noviembre

Tokio
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El índice de precios al consumo (IPC) de referencia en Japón, que excluye la volatilidad de los alimentos frescos, subió el pasado mes de noviembre un 0,5% en comparación con el mismo mes de 2018, lo que representa una décima más que la subida del 0,4% de los precios en octubre, cuando entró en vigor la subida del IVA desde el 8% al 10%, según los datos publicados por el Ministerio de Asuntos Internos y Comunicaciones. De este modo, la tasa de inflación usada como referencia por el Banco de Japón cumple 35 meses consecutivos al alza, aunque la lectura del mes de noviembre se mantiene lejos del objetivo de estabilidad del 2% del instituto emisor nipón.

Por su parte, el índice general de inflación registró en noviembre una subida más pronunciada, alcanzando el 0,5% desde el 0,2% del mes anterior como consecuencia de la mayor fortaleza en la evolución de los precios.

En el caso de la tasa de inflación subyacente, que excluye el efecto de los precios de la energía y de los alimentos frescos, esta se situó en el 0,7% desde el 0,8%.

En el mes de noviembre, los componentes del índice que registraron las mayores subidas interanuales de precios fueron los muebles, con un alza del 3,8%, mientras que el ocio y la cultura se encareció un 2,3% y los alimentos subieron un 1,5%.

Por contra, los que registraron las mayores bajadas de precios fueron la educación, con un descenso anual del 7,8%, así como la miscelanea de artículos de consumo, con un retroceso del 3%.

«Esperamos que la inflación subyacente se modere a alrededor del 0.5% a mediados de 2020 a medida que la tasa de desempleo aumenta y la utilización de la capacidad disminuye. Eso es aproximadamente lo que promedió la inflación «subyacente» en 2018, por lo que es poco probable que ejerza mucha presión sobre el Banco de Japón para que proporcione un estímulo adicional», indicó Tom Learmouth, economista para Japón de la consultora Capital Economics.

El pasado 1 de octubre, Japón implementó una subida del IVA desde el 8% al 10% para abordar el creciente coste de las pensiones y la sanidad derivado del envejecimiento de la población y que había sido aplazada en dos ocasiones por el Gobierno de Shinzo Abe respecto de la fecha inicialmente prevista de octubre de 2015 por el temor de que la subida del impuesto al consumo arrastrase a la recesión a la economía nipona, tal como sucedió tras la subida de la tasa al 8% desde el 5% en 2014, así como tras el alza de 1997, cuando se elevó desde el 3% al 5%.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA