El Gobierno mete a Cassandra en el mismo saco que a Franco, Hitler y Mussolini

José Luis Ayllón, secretario de Estado de Relaciones con las Cortes
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La posición ambigua del Partido Popular respecto a la Fundación Francisco Franco siempre ha levantado ampollas en el espectro político. La subvención otorgada (147.000 Euros) por el Gobierno de José María Aznar en 2003 es el mejor ejemplo de la relativa connivencia que existe hacia la fundación legal del dictador.

El Ejecutivo de Mariano Rajoy jamás ha destinado ningún euro a la Fundación Francisco Franco, de la misma forma que tampoco ha hecho movimientos destinados a su ilegalización a través de una reforma de la ley de fundaciones. Sencillamente ha preferido, generalmente, ponerse de perfil ante esta cuestión.

El mejor ejemplo de ello se ha podido vivir este lunes en la Comisión Constitucional del Senado, donde el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, en representación del Gobierno, ha tenido que responder las preguntas de Carles Mulet, el senador de Compromís.

“Los fascismos me molestan todos: el de Franco y el de Cassandra”

Tras un breve contexto sobre la fundación del dictador, las amenazas que profiere a alcaldes que aplican la Ley de la Memoria Histórica, y su comparación con Hitler y Mussolini (“En Alemania jamás habría una Fundación Adolf Hitler”), Mulet ha cuestionado si el Gobierno ve apropiada su ilegalización, teniendo en cuenta que se trata de “una entidad que hace apología del golpismo”.

La pregunta ha sido tan concisa como esquiva la respuesta. El Gobierno evade su responsabilidad asegurando que es un trabajo que podría hacer la fiscalía, no el Ejecutivo. A través de José Luis Ayllón, el Gobierno ha emplazado a Carles Mulet a acercarse a la fiscalía si cree que lo que hace la Fundación Francisco Franco es constitutivo de delito.

En cualquier caso, Ayllón ha insistido en que le molestan “todos los fascismos”. Eso incluye la fundación del dictador español y a Cassandra. “Los fascismos me molestan todos. El de la Fundación Francisco Franco y el de algunos tuits que se son contrarios a la cortesía razonable que tiene que haber en un país como el nuestro”, han sido sus palabras.

Instantes después, el representante del Gobierno ha desarrollado más la inclusión de la joven tuitera condenada a un año de cárcel y siete de inhabilitación en una pregunta referida a la Fundación Francisco Franco:

“Los fascismos no me gustan ninguno, pero que usted (Carles Mulet) venga, entiendo, a defender algunas actuaciones que hemos visto en los últimos días. Si no lo ha hecho es igual, porque su jefe de filas en el Congreso, el señor Baldoví, pedía el indulto para la tuitera Cassandra…una persona que ha deseado la muerte de personas como Cristina Cifuentes y Sánchez Dragó. Yo creo que es bueno que la Justicia proteja lo que es la Libertad de expresión y lo que es ir más allá”.

Así se ha pronunciado antes de finalizar con un “no me parece bien que se venga a comparar unos fascismos con otros”.

El representante de Compromís ha intentado explicar que “no es equiparable un tuit con esta fundación, que envía cartas amenazantes contra alcaldes”. En ese sentido, Mulet ha lamentado que RTVE haya informado largo y tendido sobre Cassandra “pero nunca sobre la Fundación Francisco Franco”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA