El Gobierno italiano maniobra para evitar condiciones ‘duras’ en el rescate a la banca mediana

BCE
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La semana pasada, el Gobierno italiano intentaba hacer un llamamiento a la calma sobre la situación en la que se encuentran Banca Popolare di Vicenza y Veneto Banca. No obstante, los dos bancos medianos necesitarían captar 1.000 millones de euros entre inversores privados para evitar un ‘bail in’ que suponga pérdidas a sus acreedores.

Los analistas de Bankinter señalan en un informe que las dos entidades solicitaron al Estado italiano una inyección de capital de hasta 6.400 millones de euros para cubrir sus déficits de capital. El Gobierno del país intenta evitar un “bail-in” de ambas entidades para evitar pérdidas en los tenedores de deuda y en los depositantes y negocia una alternativa con las autoridades europeas.

Según se hacen eco estos expertos a partir de la prensa económica, la Unión Europea exigiría que entre ambas entidades capten 1.000 millones de euros entre inversores privados antes de que se produzca una inyección de fondos públicos.

La opción más más probable es que el fondo Atlante -de capital privado pero promovido por el ejecutivo italiano- acuda en ayuda de ambos bancos. Atlante posee actualmente el 97,0% de ambas entidades tras haber inyectado 3.400 millones de euros y dispone de 1.700 millones para invertir en Banca Popolare di Vizenza, Veneto Banca y Monte dei Paschi di Siena.