Currently set to Index
Currently set to Follow

El estrés laboral puede medirse

Estrés

Estrés

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Mantener un nivel de estrés bajo es bueno para el empleado y para la empresa. De hecho, mejora el interés y la productividad, además de hacer más felices a las personas. Hasta ahora, la cantidad de tensión a la que se ve sometido un empleado es algo intangible.

¿Cómo estás de estresado en el trabajo? Quizá necesites urgentemente unas vacaciones para desconectar de esas jornadas maratonianas o un balneario de aguas termales y masajes para relajar cuerpo y mente. Si, encima, con todo lo que trabajas no te da la nómina para una desconexión, quizá necesites un préstamo de Avinto.es.

La carga de trabajo lo que más estresa

Un estudio de la UPM (Universidad Politécnica de Madrid) ha creado un simulador para averiguar el nivel de estrés de los empleados y ver cómo afecta a su rendimiento. El objetivo es detectarlo y crear políticas adecuadas para reducirlo o combatirlo de modo que empresa e individuo salgan ganando.

La revista Journal of Computational Science ha sido la encargada de publicar esta innovadora investigación. En ella se reflejaba que, entre todos los posibles elementos estresores, el volumen excesivo de trabajo era lo que más estrés ocasionaba entre los trabajadores.

Para crear el modelo, consideraron las condiciones ambientales y laborales. De este modo, pudieron calcular la productividad unida a la ansiedad. Luego, simularon interacciones y acciones entre distintos agentes mediante un modelo computacional capaz de analizar el estrés.

Identificación de las causas estresoras

Para saber cuál sería la mejor herramienta para bajar los niveles de estrés en los empleados, los científicos actuaron de 4 maneras.

  • Adaptación total. Es aquella en la que se adapta el volumen de trabajo a las condiciones ambientales.
  • Adaptación del entorno. Se produce cuando se automatizan condiciones de temperatura, humedad, ruido y ambiente de tal modo que sean lo mejores posibles.
  • Adaptación del volumen trabajo. Consiste en automatizar todo aquello relacionado con una carga excesiva para facilitar las tareas del empleado.
  • Sin automatización. Es imposible saber cuál es el estado de los empleados porque no hay registro que determine los parámetros ambientales.

El estudio comprobó que la adaptación ambiental no regulaba la ansiedad por sí sola, pero sí era efectiva junto a la adaptación del volumen de trabajo. De hecho, esta combinación disminuía un 10% el estrés de los empleados.

Lo más importante de este modelo, tal y como recoge la agencia SINC, estaba en que facilitaba la identificación de las causas estresoras. Además, también medía la política de regulación y mejoraba la calidad de vida del empleado y la productividad.

Para los investigadores, el estrés es parte de la vida de las personas trabajadoras y también afecta a sus familias, a la sanidad, a los seguros médicos, a los compañeros de trabajo y a la sociedad en general. Regularlo y reducirlo es el principal objetivo, así como conocer factores y detonantes.

*Fuente Scient Direct