El Colegio de Médicos de Madrid ‘estalla’ ante las falsas promesas de Sánchez Martos

Jesús Sánchez Martos, consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

En los últimos meses, el Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Madrid (ICOMEM) ha ido elevando el tono contra el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Jesús Sánchez Martos. Sin embargo, los presupuestos autonómicos han dinamitado la paciencia de las organizaciones sanitarias: se ha dado pie a las movilizaciones y se han intensificado las peticiones de reunión con Cristina Cifuentes para que tome las riendas de la sanidad madrileña.

En un primer momento, el ICOMEM junto a AFEM y AMYTS manifestaron en una rueda de prensa la ruptura de relaciones con Sánchez Martos por culpa de sus incumplimientos. El órgano fundado en 1893 pasó a un ‘segundo plano’ cuando el resto de asociaciones médicas iniciaron las protestas contra el consejero de Sanidad, pero la institución ha vuelto a cargar contra el popular.

Los representantes de la Mesa de Atención Primaria del Colegio de Médicos de Madrid han manifestado su “asombro” por el camino que está llevando Sánchez Martos. Y es que “la incompatibilidad de las palabras del consejero” no ha pasado por alto para el órgano. Una indignación que se ha evidenciado al que ver, pese a que el conservador “se ha comprometido” al reconocimiento administrativo de la carrera profesional, la Ley de presupuestos “deniega dicho reconocimiento y su presupuesto”.

Al votarse los presupuestos en la Asamblea de Madrid, otras asociaciones como AMYTS reaccionó rápidamente y reclamó la dimisión de Sánchez Martos. UGT, AFEM y CCOO también, al ver el movimiento del Partido Popular, también se sumaron a las voces que pedían relevar al consejero de Sanidad. Esta semana, la Mesa de Atención Primaria del ICOMEM ha querido trasladar directamente a la gerente de Atención Primaria de la Consejería de Sanidad, Marta Sánchez-Celaya, su malestar.

Las “dudas” y la “incertidumbre” han aparecido en el ICOMEM tras entender que se complica que el reconocimiento de la carrera profesional “sea una realidad en 2017, tal y como ha prometido Sánchez Martos”. A pesar de ello, la experiencia es un grado y los incumplimientos no es una vivencia nueva en el Colegio de Médicos de Madrid: “Un proceso similar se inició en el año 2007 y no ha servido para nada; hay que repetirlo de nuevo, no existe dotación presupuestaria y no tiene bien definido cómo se va a desarrollar el proceso”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA