El Banco de España pide una respuesta fiscal “más ambiciosa” y “coordinada a escala europea”

Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España, durante su intervención en el Curso de Economía organizado por APIE en la UIMP
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha avisado hoy de que España se enfrenta a una “perturbación sin precedentes” debido a la propagación del coronavirus. “Las necesarias medidas de contención en España y en otros muchos países europeos han llevado a una disrupción muy severa de la actividad económica”, ha avisado, por lo que será “necesaria una respuesta fiscal más ambiciosa y coordinada a escala europea”.

En un comunicado remitido por el supervisor, el gobernador señala que “la pandemia será un episodio transitorio”, pero “la duración de sus efectos depende crucialmente del éxito de las medidas para reducir los nuevos contagios y, también, de las políticas aplicadas para atenuar el impacto derivado del cese de la actividad de muchas empresas y de las consiguientes pérdidas de empleo”.

En ese sentido, “las políticas públicas son cruciales” para evitar que lo que es una caída transitoria de actividad y rentas de familias y empresas acabe transformándose “en una más persistente”.

“La mayoría de los gobiernos de la UEM han adoptado importantes medidas presupuestarias de apoyo a familias, autónomos y empresas que deberían amortiguar de manera sustancial el impacto de esta crisis”, reconoce Hernández de Cos, al igual que “se han movilizado volúmenes muy cuantiosos de recursos a través de avales y garantías públicas para ayudar a que el crédito siga fluyendo”.

No obstante, “la dimensión de la perturbación hace necesaria una mayor ambición de las políticas fiscales europeas comunes”, a través de las herramientas existentes para tal fin (MEDE, BEI, presupuestos de la UE…) u otras nuevas que pudieran complementar a estas, como “por ejemplo, a través de un refuerzo de las herramientas comunes de compartición del riesgo presupuestario de los países individuales”. “Una mayor ambición y coordinación de la respuesta a escala europea no es una opción; es una necesidad”.