EEUU y la política monetaria ‘verde’ darán el empujón definitivo al mercado de ESG en 2022

Dinero seguro verde

Inversión sostenible

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

2022 podría ser el año en el que los criterios ESG -siglas que se refieren a factores ambientales, sociales y de gobierno corporativo- se conviertan en el conductor de los mercados. Así lo consideran al menos los analistas de Jefferies, que identifican una serie de catalizadores que pueden dar el empujón definitivo: entre ellos, el papel de EEUU y de los bancos centrales.

“Consideramos que 2022 será el año en el que el ESG no solo se convierta en la corriente principal, sino que empiece a impulsar los mercados en mayor medida”, ha afirmado Aniket Shah, director global de investigación sobre ESG y sostenibilidad de Jefferies, en declaraciones a Yahoo Finance.

El mercado de fondos ESG marcó un récord en 2020 y siguió creciendo en 2021, especialmente en un primer trimestre robusto. En total, se estima que 120.000 millones de dólares entraron en fondos cotizados ESG el pasado año.  En 2022, es probable que la velocidad de la inversión ESG continúe, según los analistas de Jefferies, que determinan una serie de catalizadores que impulsarán el mercado, a medida que los gobiernos nacionales y los bancos centrales se toman en serio el cambio climático y los objetivos de descarbonización.

“Hemos visto mucha acción, francamente, en el aspecto fiscal -a nivel mundial, no necesariamente en EEUU – sobre las renovables y la energía”, explica Shah. “Podemos esperar más de eso aquí en EEUU el próximo año. Y creo que en todo el mundo se va a ver una mayor participación de los bancos centrales, lo que será un buen golpe de efecto”.

El año 2021 comenzó con un considerable optimismo para los fondos ESG -y los flujos de dinero- ante la perspectiva de una importante inversión federal con la llegada de Joe Biden a la Casa Blanca. Sin embargo, parte del optimismo se ha visto mermado porque la agenda Build Back Better del presidente Biden -que sería el mayor esfuerzo para hacer frente al cambio climático en la historia de EEUU- se encuentra paralizada.

Los bancos centrales también podrían impulsar el mercado de activos ESG a medida que las instituciones se vuelvan “más contundentes en la política monetaria verde”, según la nota.

“Hay un montón de instrumentos de política monetaria que los bancos centrales pueden jugar, ya sea con pruebas de estrés, ya sea con la compra real de activos, el tratamiento diferencial de los activos verdes frente a los marrones desde una perspectiva de requisitos de capital para los bancos”, explica Shah. “Creemos que el año que viene es el año en que esto se convierte en la corriente principal y se integra en los principales bancos centrales de todo el mundo”.

Una guía contra el greenwashing

Junto a estos dos catalizadores, para crecer, el mercado de ESG necesita también una guía común que evite el denominado ‘greenwashing’. El Consejo de Normas Internacionales de Sostenibilidad (ISSB), un organismo anunciado en la cumbre COP26 de 2021 en Glasgow por la Fundación de Normas Internacionales de Información Financiera, podría publicar un borrador de divulgación global sostenible para los mercados financieros a principios de 2022.

Aunque la ISSB no tiene autoridad para imponer requisitos de divulgación, podría establecer una “base global completa de normas de divulgación relacionadas con la sostenibilidad” que otras autoridades y empresas seguirían, según Jefferies.

“Vemos a la ISSB convirtiéndose en el portador de la norma mundial de divulgación ESG en 2022”. “A medida que más empresas divulguen información relacionada con los ESG sobre la base de la ISSB, la norma se convertirá en el impulsor de la materialidad, al igual que con las divulgaciones financieras. Recomendamos a los inversores que se familiaricen con el enfoque de la ISSB en 2022”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA