www.elboletin.com

La segunda ronda de despidos en las cajas rescatadas se cobra otros 12.500 puestos de trabajo

lunes 29 de junio de 2009, 00:00h
El rescate con fondos europeos aprobado por Bruselas para el sector bancario español, en el que se han inyectado unos 40.000 millones de euros, ha conllevado una segunda oleada de despidos en las antiguas cajas de ahorros, que se ha cobrado más de 12.500 empleos en los últimos nueve meses.

El mayor recorte ha sido el llevado a cabo por Bankia, que ha afectado a 4.500 trabajadores a los que hay que sumar otras 1.000 salidas a través de externalizaciones. En segundo lugar se sitúa Novagalicia, que ha acordado 1.850 extinciones y el equivalente a otros 291 por reducciones de jornada.

En Caja España-Duero, el ERE acordado con la oposición de CCOO incluye 1.230 extinciones y otras 150 suspensiones rotatorias. En Caja 3 el acuerdo incluye 455 bajas y 60 suspensiones rotatorias. La única entidad que ha recibido ayudas públicas pero que no acometerá despidos será Liberbank, si bien se da la circunstancia de que es la única u no ha llegado a ningún acuerdo con los sindicatos, que se oponen frontalmente al plan de reducciones de salarios y jornadas laborales planteadas.

A estos despidos hay que añadir los que han acometido las entidades absorbidas por otras sanas tras haber sido rescatadas. En concreto, la plantilla de la CAM se recortó en 1.250 empleados tras la adjudicación al Sabadell, mientras que en Banco de Valencia, integrado dentro de CaixaBank, se han acordado 795 bajas. En la catalana Unnim, adjudicada en subasta a BBVA, habrá 600 extinciones, incluyendo 100 excedencias.

Con esta nueva ronda de despidos, el total de puestos de trabajo que se ha destruido desde que reinició la crisis financiera asciende a unos 35.000 trabajadores. Si se tiene en cuenta que, según datos de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), en el tercer trimestre de 2008, momento de máxima expansión, había 135.415 trabajadores en las entonces más de 40 cajas que existían, en estos cinco años casi uno de cada cuatro empleados ha perdido su puesto.

Las ayudas públicas al conjunto del sistema financiero español ascienden a 52.739 millones, sumando los 38.870 que concedió Bruselas a Bankia, Novagalicia, CatalunyaCaixa, BMN, Caja España-Duero, Caja 3 y Liberbank a los 13.869 millones que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) prestó a los grupos de cajas para que acometieran sus fusiones.

A esa cifra inyectada directamente en los bancos en apuros habría que sumar además otros 2.500 millones de euros prestados por la Unión Europea para la constitución de la Sociedad de Gestión de Activos inmobiliarios procedente de la Restructuración Bancaria (Sareb), el ‘banco malo’ puesto en marcha por el ministro de Economía, Luis De Guindos.

En total, 55.200 millones de euros, sin contar los esquemas de protección de activos (EPA) otorgados a las entidades que se han adjudicado los bancos intervenidos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de EL BOLETIN

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.