Preferentes

Los afectados por las preferentes de CatalunyaCaixa, los grandes perdedores del proceso de arbitrajes

Sede de CatalunyaCaixa

Los arbitrajes de CatalunyaCaixa, los que terminarán más tarde y en los que se ha rechazado un mayor número de solicitudes. El proceso de arbitrajes impulsado por el ministro de Economía, Luis De Guindos, para que los afectados por las participaciones preferentes de las entidades nacionalizadas recuperasen sus ahorros, se encamina a su fin con unos resultados cuanto menos irregulares. A la espera de que este año finalicen los arbitrajes, uno de cada tres pequeños ahorradores no podrá recuperar su dinero gracias a ellos. Los grandes perjudicados, los antiguos preferentistas de CatalunyaCaixa, en la que además el proceso se está desarrollando a menor velocidad.

Según recoge Europa Press, que recoge una respuesta parlamentaria del Gobierno al portavoz adjunto de Economía del PSOE en el Congreso, Antonio Hurtado, el proceso de arbitrajes en CatalunyaCaixa estará finalizado “durante el año 2014”, mientras que en Bankia acabará antes del verano, y en Novagalicia ya llegó a su fin.

Con datos del Ejecutivo al 14 de marzo, en la entidad catalana se habían aceptado 50.775 solicitudes de arbitraje (48% de las presentadas) por un importe de 392 millones de euros. En ese momento, el arbitraje había resuelto ya favorablemente en 21.165 casos por un total de 221 millones de euros.

Mientras, misma fecha, en Bankia el experto independiente había aceptado 176.653 solicitudes (77% de las recibidas) por un importe de 2.295 millones de euros. De momento, el arbitraje daba la razón a 149.154 titulares por una inversión de 1.714 millones de euros. En Novagalicia Banco el arbitraje favoreció las reclamaciones de 58.016 clientes, el 62% de los que presentaron solicitud, a los que se deberán devolver 496 millones de euros invertidos en preferentes.

No sólo los afectados de CatalunyaCaixa son los que se han visto en mayor porcentaje por ahora fuera de los arbitrajes, sino que también fueron los que sufrieron una mayor quita cuando los títulos se convirtieron en acciones de los bancos.

En concreto en CatalunyaCaixa, los descuentos alcanzaron el 61% en las preferentes, el 50% en la deuda subordinada perpetua y el 11% en la deuda con vencimiento. En estos últimos títulos, los tenedores podían optar también por un canje a través de un depósito bancario tradicional con el mismo vencimiento y con un descuento sobre el nominal del 1,5% mensual hasta la fecha de vencimiento de la emisión.

En Novagalicia, los descuentos fueron del 43% para las preferentes, del 41% para la deuda subordinada perpetua y del 22% para la subordinada a vencimiento. Para estos últimos títulos también se ofreció la opción del depósito o el bono, con las mismas condiciones. En estas dos entidades, además, el descuento se vio agravado por la ‘comisión’ que el Fondo de Garantía de Depósitos cobró a los afectados a cambio de comprarles estas acciones, que no tenían liquidez.

En Bankia, los tenedores de participaciones preferentes soportaron un recorte medio del 38%, que fue del 36% en el caso de la deuda subordinada a vencimiento. En el caso de la deuda subordinada a vencimiento, la quita fue del 13%, también con las mismas condiciones de los otros dos casos.

Más información