La patronal bancaria, escéptica ante el ‘banco malo’ de Rajoy

El ‘banco malo’, una de las medidas estrellas que impulsará el nuevo Gobierno de Mariano Rajoy en cuanto tome posesión de su cargo, no parece despertar las simpatías de la patronal bancaria, escéptica ante su creación.

El secretario general de la Asociación Española de Banca (AEB), Pedro Pablo Villasante, ha defendido hoy que “un ‘banco malo’ no deja de ser una ayuda, y como tal debe ir ligada a la reestructuración de la entidad que la reciba”, con la “condicionalidad de ser absorbida por otra entidad viable”. El secretario general de la AEB ha criticado además que hay “mucha confusión porque no se sabe qué se plantea” en concreto, y ha rechazado entrar en especulaciones sobre si será obligatorio o voluntario.

Villasante ha hecho estas declaraciones en la rueda de prensa para presentar los resultados de la banca hasta septiembre, donde ha abogado además porque continúe el proceso de fusiones en el sector. “La consolidación del sistema financiero español es natural y positiva”, ha defendido el secretario general de la patronal de banca.

El beneficio atribuido agregado de los bancos españoles ascendió hasta septiembre a 9.328 millones de euros, un 15,4% menos que en el mismo periodo del año pasado. Esta cifra se alcanzó tras destinar a saneamientos, provisiones y dotaciones por deterioro de activos 16.140 millones de euros, un 7% menos que hace un año.

La banca también realizó un esfuerzo para aumentar sus recursos propios de mayor calidad, gracias a la generación orgánica de capital y a la captación de recursos nuevos en los mercados. Así, el core capital de los grupos asociados pasa del 8,35% en septiembre de 2010 a un 9,32% en el mismo mes de 2011. La morosidad del crédito a otros sectores residentes se situó en el 6,19%, con una tasa de cobertura del 59,42%.

Fondo de Garantía de Depósitos

«Los bancos españoles seguirán aportando su contribución al Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), y esperamos que no sea necesaria una derrama» para financiarlo, según ha defendido el secretario general de la Asociación Española de Banca (AEB). No obstante, la financiación del FGD dependerá «del tamaño de los quebrantos» que se produzcan.

Por el momento, el Banco de España tiene sobre la mesa Banco de Valencia, que fue intervenido por el supervisor ante la incapacidad de alcanzar los ratios mínimos de solvencia. Aún se desconoce el ‘agujero’ que presenta la entidad regional valenciana.