Finanzas

Un millar de empleados de CatalunyaCaixa se juega su puesto en el ‘troceo’ de la entidad

Sucursal de CatalunyaCaixa

La venta del negocio inmobiliario a fondos de inversión gestionados por Blackstone en colaboración con Magic Real Estate ‘salva’ a 150 empleados de CatalunyaCaixa. El proceso de ‘troceo’ que ha acometido el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) en CatalunyaCaixa antes de acometer la subasta de la entidad se presenta como la única alternativa de buena parte de la plantilla para mantener su puesto de trabajo. La semana pasada, la entidad que preside José Carlos Pla cerró la venta de su plataforma de gestión de activos inmobiliarios, CatalunyaCaixa Inmobiliaria, a fondos de inversión gestionados por Blackstone en colaboración con Magic Real Estate por un importe de hasta 40 millones de euros.

Según comunicó la entidad, la venta del negocio inmobiliario incluye los préstamos destinados a promoción y los activos inmobiliarios adjudicados de CatalunyaCaixa, así como los traspasados a la Sareb en 2012 por la entidad. Pero también, y mucho más importante desde el punto de visto de los empleados, el traspaso de la plantilla, unos 150 trabajadores que mantendrán sus puestos de trabajo. En la unidad trabajaban 190 empleados, pero no todos eran susceptibles de traspaso.

No es la única venta que tiene sobre la mesa el FROB, que también tiene intención de desprenderse de la denominada red ‘legacy’, es decir, las sucursales de CatalunyaCaixa fuera de Cataluña. También se intentará vender la gestora de fondos y planes de pensiones, la filial de bolsa y la cartera de créditos fallidos.

La venta de esta red de sucursales supondría un paso importante también para salvar empleos. En ese sentido, según publicó la semana pasada Expansión, el fondo estadounidense Apollo, que recientemente se hizo con Evo Banco, estaría estudiando presentar una oferta por un total de 196 oficinas de CatalunyaCaixa, todas fuera de la comunidad autónoma catalana, en las que trabajan 900 empleados. Los sindicatos se temen que si la entidad no logra cerrar esta operación, comience el cierre de las sucursales.

En otoño del año pasado, CatalunyaCaixa firmó un ERE con UGT, CCOO, SEC y CSICA que afectará a 2.153 trabajadores, más de un 30% de las 7.000 personas que trabajaban en el banco.

Más información