Las agencias de rating pretenden escribirle el presupuesto a Rajoy

Las agencias de calificación han elevado la presión para que el presidente del Gobierno electo, Mariano Rajoy, tome medidas inmediatas. Fitch ha señalado en una nota que “necesita legislar medidas adicionales” para cumplir con el objetivo del déficit público, del 6%. S&P ha recordado al líder del PP su promesa de austeridad y le ha instado a que dé a conocer en breve las medidas concretas de ajuste.

Para Fitch, el Partido Popular debe aprovechar la arrolladora victoria electoral del domingo para lanzar “una reforma estructural y fiscal ambiciosa y radical” que sorprenda positivamente a los mercados.

Esta agencia de rating, que el pasado siete de octubre bajó la calificación a España de ‘AA+’ a ‘AA-‘, advierte que la nota podría empeorar si no se cumplen los objetivos de déficit, si empeoran las perspectivas de crecimiento o se disparan los costes de la recapitalización de la banca. Por ello, mantiene aún la perspectiva negativa. No es la única agencia que se ha pronunciado tras la victoria de Mariano Rajoy en las elecciones generales del pasado domingo.

Standard & Poor’s también se apresuró a confirmar el rating ‘AA-‘ de la deuda española, a la que mantiene en “perspectiva negativa”.

La agencia de calificación de Mc Graw Hill indica también en la nota que espera que el nuevo gobierno liderado por Mariano Rajoy dé a conocer en breve las medidas concretas de ajuste y destaca la decisión del PP a cumplir con los objetivos de déficit presupuestario impuestos por Bruselas y que apuntan a un déficit fiscal del 6% del PIB en 2011 y del 4,4% para 2012.

En el informe, S&P insiste en las débiles perspectivas de crecimiento, afectadas negativamente por el alto nivel de desempleo, el alto nivel de endeudamiento privado y la vulnerabilidad por el deterioro de las condiciones de acceso a la financiación externa.

HSBC también expresa hoy en una nota hecha pública la incertidumbre que hay respecto a las políticas del PP, sobre todo por el sector financiero. El banco británico quiere que defina como acometerá la cobertura con provisiones de los activos inmobiliarios en los balances de los bancos. “Es crucial que el Gobierno del PP explique con detalle cómo va a manejar esta situación”, afirma.

El banco ha señalado además que si el BCE pusiera en marcha un plan de compra masiva de deuda, el euro caería un 25% frente al dólar. Una proyección que considera inviable, ya que en esa misma nota asegura que sólo hay un 20% de posibilidades de que el BCE imite a la Fed o el Banco de Inglaterra y opte por comprar indiscriminadamente deuda de la eurozona.