El aumento de la morosidad ‘devora’ las provisiones de bancos y cajas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las provisiones de la banca española se han reducido en un 82% en los últimos cinco años debido al incremento de la morosidad que ha traído aparejada la crisis financiera iniciada en 2007, y que podría cerrar este año entre el 7% y el 8%, según los augurios de los expertos. Desde 2005, la cobertura para créditos dudosos ha pasado de suponer un 322,1% de los créditos dudosos a apenas el 59,5% en junio de este año, según las estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Esta cifra es por ejemplo inferior a la cobertura media de los bancos estadounidenses registrados en el FDIC (66,5%). El fuerte aumento de la morosidad, que alcanzó ya el 4,73% en julio, más del doble que hace un año, llevó ayer al director de asuntos financieros del FMI y ex subgobernador del Banco de España, José Viñals, a pedir a la banca española que refuerce sus reservas, vía provisiones, ante el incremento de la mora. “Son importantes porque se trata de líneas de defensa ante el incremento de la morosidad para hacer frente a la posible incertidumbre que proviene de las carteras crediticias”, señaló Viñals.

Esta reducción de las provisiones se produce a pesar de que durante los últimos trimestres todas las entidades financieras han dedicado buena parte de sus beneficios a dotar este colchón que ayude a amortiguar el impacto de los créditos impagados. “Es importante que estas líneas se mantengan con la mayor plenitud posible”, añadió Viñals. Sin embargo, el aumento del paro y la exposición al mercado inmobiliario continúan deteriorando las carteras crediticias de las entidades españolas.

Entre los clientes morosos, los promotores ocupan un destacado lugar tras multiplicar por cuatro su tasa de mora en el último año. Según los datos del Banco de España (BdE), este colectivo cerró el segundo trimestre del año con 26.523 millones de euros bajo el epígrafe de dudosos, 1.171 millones de euros más que en marzo. La exposición al sector inmobiliario ha llevado a las entidades, especialmente a las cajas, a tener que adjudicarse activos inmobiliarios ante el aumento de las insolvencias y de la morosidad.

Según el propio Banco de España, los activos inmobiliarios de las cajas aumentaron en el primer semestre un 13,6% hasta alcanzar los 15.345 millones de euros. Los bancos tenían casi cinco veces menos activos inmobiliarios que las cajas de ahorro, un 14% del total, hasta 2.973 millones de euros Las cajas agrupan un mayor volumen de préstamos dudosos, un total de 45.850 millones de euros, mientras que los bancos presentan 33.302 millones.

La gran banca española ha sabido por el momento capear mejor la crisis que el resto de entidades, gracias a su internacionalización y por ende, menor dependencia de la crisis inmobiliaria en España. Al cierre de junio, Banco Santander, principal entidad del país, presentaba unas provisiones de un 72% sobre los créditos dudosos, y una tasa de morosidad muy inferior a la media, de apenas un 2,82%. El otro gigante bancario español, el BBVA, presentó en el segundo trimestre unas provisiones del 68%, con una tasa de mora del 3,2%.