La banca europea reactiva la emisión de cédulas hipotecarias a la medida del BCE

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Tras un ligero parón en coincidencia con el vacacional mes de agosto, la banca europea ha acelerado de nuevo la emisión de cédulas hipotecarias, el tipo de bonos que el BCE adquiere desde julio dentro de sus medidas «no convencionales» para superar la crisis. Sólo la semana pasada, las entidades europeas colocaron casi 10.000 millones de euros en estas cédulas, repartidas a través de países como Portugal, Francia, los Países Bajos, Italia y Suecia.

Las entidades españolas no fueron ajenas a este movimiento. Así, BBK anunció la emisión de 1.000 millones de dólares en cédulas, a un precio de 58 puntos básicos sobre el índice de referencia para las emisiones a tipo fijo o midswap y con un vencimiento a cinco años.

La caja vasca, con uno de los ratios de solvencia más altos del sector financiero español y un rating de A1 por parte de la agencia Moody’s y de A+ por parte de Fitch, se estrena en este mercado con esta emisión. A mediados de septiembre, Banco Pastor colocó una emisión de cédulas con vencimiento en 2014 por importe de 1.000 millones de euros, la primera operación de este tipo de la entidad presidida por José María Arias en casi dos años. La emisión se colocó al midswap más 73 puntos básicos.

La tendencia no se detiene. Así, este mismo lunes Unicaja anunció que realizará una emisión de este tipo de bonos por un importe de 1.000 millones de euros y con un vencimiento a cinco años. El precio fijado para esta emisión de cédulas hipotecarias de la entidad andaluza se sitúa en 52 puntos básicos sobre el midswap, referencia fijada para colocaciones de renta fija.

El francés BNP Paribas fue el primer banco en abrir el mercado, al colocar en enero 1.500 millones de euros con vencimiento a cinco años y un recio de 110 puntos sobre el midswap, la primera emisión desde la quiebra de Lehman Brothers en septiembre de 2008. En España fue Banco Santander la primera entidad en realizar este tipo de emisión, que se produjo además apenas unos días después de que Trichet anunciase a principios del mes de mayo la puesta en marcha del programa.

La institución presidida por Emilio Botín colocó una emisión de 1.500 millones de euros con vencimiento a cinco años y que recibió ofertas por un importe superior a los 3.000 millones de euros. La emisión se realizó a un tipo de interés de 120 puntos básicos sobre el midswap. Tras Santander, La Caixa y Banesto también realizaron sus propias emisiones de cédulas hipotecarias antes del verano.

El BCE inició su programa de compra de cédulas hipotecarias, englobadas dentro de sus medidas «no convencionales» para superar la crisis, el pasado mes de julio. La institución presidida por Jean Claude Trichet ha adquirido hasta el momento algo más de 14.000 millones de euros en este tipo de bonos, de los 60.000 millones que tiene previsto en su programa.

Las cédulas hipotecarias (covered bonds) son títulos respaldados por un conjunto de activos, como préstamos hipotecarios en los balances de una entidad financiera, y están consideradas como una de las emisiones más seguras del mercado.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA