Rato borra la huella de Bancaja en Bankia

Rodrigo Rato poco a poco va limpiando la influencia valenciana dentro del organigrama de Bankia. La entidad ultima la designación de 24 nuevos directivos que compondrán la tercera línea ejecutiva de la cotizada, y entre los cuales apenas hay representación de Bancaja. Los nuevos nombramientos coinciden además con la posible marcha de José Luis Olivas de la vicepresidencia de Bankia.

Fuentes del mercado han confirmado a EL BOLETÍN que el banco ha designado ya a los 24 directivos que completarán el organigrama, y que dependerán directamente de los cinco directores nombrados el pasado octubre: Pedro Vázquez (Medios), Juan Chozas (Recursos Humanos), Ildelfonso Sánchez Barcoj (Riesgos), Fernando Sobrini (Particulares), y Carlos Stilianopoulos (Negocios Mayoristas).

Los 24 están al frente de áreas de nueva creación o de otras que ya existían, y en todos los casos se ha recurrido a la promoción interna, aunque casi todos pertenecen a Caja Madrid, presidida por Rodrigo Rato y accionista mayoritario de la matriz de Bankia. Son los casos de Vicente Tos, Manuel Cobo, Juan Arribas, Ignacio Ruiz de Assin, José Luis Barquero, José Antonio Fernández Marín, Marina Mateo, Carlos Gordo, Carlos González, María Jesús Jaén, Leopoldo Alvear, Carlos Torres, Juan Bartolomé, José Fanego, Gustavo Rivero, Isabel Bastit, Gonzalo Alcubilla, Rafael Garcés, Jaime Comunión.

Sólo tres proceden de Bancaja (Pedro Gómez, Vicente Tos y Julio Esparza) y hay un solo representante de Caja Ávila (José Luis Martín).

Estos nuevos nombramientos, aún pendientes en muchos casos de algunos flecos legales, se producen en un momento en que los rumores del mercado apuntan a que José Luis Olivas, presidente de Bancaja, podría abandonar su cargo como vicepresidente ejecutivo de Bankia, lo que ha desatado todos los temores dentro de la facción valenciana de la entidad.

El enfriamiento en la relación entre Rato y Olivas se hace patente en el caso de Banco de Valencia, controlado en un 39% por Banco Financiero y de Ahorros (BFA), la matriz de Bankia. Esta participación es herencia de Bancaja, y de hecho, hasta hace menos de un mes, el propio Olivas era presidente de Banco de Valencia. Sin embargo, el antiguo socio estratégico se ha convertido ahora tan sólo en una “participación financiera”. Este cambio ha sido considerado por el sector valenciano como una manera de BFA para desmarcarse los problemas del banco regional, que podría necesitar 600 millones de euros para evitar la intervención del Banco de España.

Lo cierto es que la prensa valenciana bulle de nombres que podrían sustituir a Olivas en la vicepresidencia de Bankia. Entre los que más suenan, Juan Costa, el que fuera ministro de Ciencia y Tecnología entre 2003 y 2004, durante la última legislatura de Aznar.

También gana apuestas en las quinielas el abogado valenciano José María Mas Millet, del que se afirma que tiene una buena relación con Rato. Para muestra, fue secretario general de Telefónica durante la presidencia de Juan Villalonga, cuando rato, como vicepresidente económico, privatizó la compañía. Otra alternativa que maneja la prensa valenciana es Vicente Boluda, naviero valenciano que fue presidente del Real Madrid.