Zapatero impulsa una minicumbre con los países latinos del G-20

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Fuentes de la presidencia argentina han confirmado a EL BOLETIN que, como acto previo a la Cumbre del G-20, se prepara una reunión de los países latinos que pertenecen al grupo, Argentina, México y Brasil, con el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero. Esta minicumbre, que no ha sido desmentida por fuentes de Moncloa, serviría también como antesala a la XIX Cumbre Iberoamericana que se celebrará en Estoril (Portugal) el 30 de noviembre y el 1 de diciembre próximos.

La reunión, que se celebraría en Washington, tendría el objetivo de avanzar en el diálogo sobre la deuda que mantiene Latinoamérica con los países europeos.

La región espera que el Gobierno español, que ocupará la presidencia de la Unión en el primer semestre de 2010, actúe de puente entre ambos lados del Atlántico.
La Secretaría General Iberoamericana (SEGIB) también jugaría un papel fundamental como mediador, en un momento en el que España ya ha condonado la deuda con países de la región como Bolivia, Perú, Ecuador y Honduras. De hecho, ya se han iniciado diversas iniciativas de intermediación para impulsar un concierto de políticas sociales entre Iberoamérica y la Unión Europea.

Argentina, México y Brasil también defenderían ante Zapatero una política común respecto a los problemas comerciales a los que se enfrentan los países de la región, especialmente en lo que se refiere al espinoso asunto de los aranceles y los contenciosos en la OMC, así como la firma de diversos Tratados de Libre Comercio que aún están en el aire, como el de los países andinos con la Unión.

Por su parte, el Gobierno español podría aprovechar esta oportunidad para buscar más apoyo de Latinoamérica a las empresas del sector financiero español con amplia cuota de mercado en la región, como Santander y BBVA. Pero no sólo ellas. Compañías de la talla de Telefónica y de otros sectores como el de la construcción también cuentan con una fuerte presencia en Latinoamérica, y sus beneficios dependen cada vez más de esta internacionalización.

Ante todo, y si finalmente se produce la reunión, parece evidente que el diálogo será más que cordial. Sólo hay que recordar que fueron precisamente los países latinos del G-20, con el brasileño Lula da Silva a la cabeza, los que apoyaron con mayor énfasis que Zapatero tuviese una silla en la última Cumbre de Londres.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA