Los expertos descartan que España suspenda pagos

Juan Carlos Ureta, presidente de la Fundación de Estudios Financieros y del Instituto Español de Analistas Financieros, ha presentado esta mañana en Madrid una exposición que ha tenido por título «Por qué España debe estar a la cabeza del euro» en la que ha afirmado que las cifras de deuda pública española no son preocupantes y por lo tanto una suspensión de pagos es una realidad que queda lejos del país.

Algunos informes apuntan a que en 2012 el Tesoro español elevará la deuda emitida hasta el 75% del PIB. Una cifra que contrasta con la deuda emitida por Italia en la actualidad (alrededor del 120% del PIB) o por Grecia (más de un 140% del PIB).

Ureta ha explicado, no obstante, que los países de la zona del euro no pueden estar centrados única y exclusivamente en la financiación para capear el temporal de la crisis. «Si sólo se contase la financiación, un país como Zimbabue podría ser como Alemania», ha dicho este experto. Para Ureta las inyecciones por parte de los bancos centrales no bastan si a cambio no se estimulan otras facetas de la economía. «Siempre se mira al BCE para que haga maravillas», ha dicho en relación a la zona del euro. Y por cierto, ha criticado que el regulador monetario preste sin que, a cambio, pueda ejercer labores de supervisión.

Asimismo, el presidente de la Fundación de Estudios Financieros ha reconocido que muchas de las reformas estructurales necesarias «son trabajos duros» y que «por ese motivo nadie quiere asumirlos». Una de ellas sería la anulación de la capacidad de los gobiernos nacionales para convocar referéndum como el griego: «Son una bomba debajo de la silla». En opinión de Ureta es complicado transmitir credibilidad si existe la posibilidad de que aleatoriamente los países miembros se cuestionen su pertenencia al euro.

«No es una discusión sobre la democracia, es una discusión sobre la coherencia», ha dicho. Su explicación al respecto: «No se puede exigir que se apruebe una herramienta como la de los eurobonos y al día siguiente cuestionar públicamente la aportación que uno debe hacer para que salgan adelante». «Nadie obliga a nadie a comprar la herramienta, pero si la compras, tendrás que asumir la decisión», ha subrayado en relación al mismo tema y, por extensión, a la pertenencia de Grecia al euro.

Un club -el de la moneda única- al que en su opinión hay que pertenecer sí o sí. Porque es positivo y porque la realidad económica será menos dura dentro de él que fuera de él. «España puede y debe crecer poniéndose a la cabeza del euro, y no siendo arrastrado por él», ha puntualizado durante su intervención.