El Gobierno precariza la garantía de los depósitos

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, ha anunciado hoy que el consejo de ministros aprobará este viernes una modificación de la ley para unificar los tres fondos de garantía de depósitos que existen actualmente (bancos, cajas y cooperativas). Este instrumento no se limitará a asegurar los ahorros de los depositantes, sino que será el encargado de asumir cualquier pérdida derivada del proceso de reestructuración del sector, sin que repercuta “en los objetivos de déficit ni en los contribuyentes”.

Según ha explicado Salgado “actualmente el 98% de los activos financieros” se encuentran en bancos, por lo que no tiene sentido mantener la división actual. Al igual que hasta ahora, el fondo cubrirá hasta 100.000 euros por persona y entidad de los depositantes, y al mismo tiempo llevará a cabo las “actuaciones necesarias para reforzar la solvencia y el funcionamiento normal de las entidades”. Esta labor había sido llevada en los últimos años por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), que ha inyectado 7.551 millones de euros en las cajas de ahorros.

Para encontrar un precedente al nuevo instrumento, hay que remontarse a Caja Castilla La Mancha, primera entidad intervenida desde que comenzó la actual crisis. En este caso sí fue el FGD, en este caso el de las cajas, el que aportó el capital necesario para asegurar su viabilidad a través de un préstamo de 1.300 millones de euros.

El nuevo Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), que tendrá personalidad jurídica, avalará además al FROB, por lo que asumirá las posibles pérdidas netas que deriven de estas ayudas concedidas, sin repercutir en las arcas públicas. No obstante, Salgado ha considerado “prematuro” hablar de pérdidas del FROB, que a día de hoy “recibe ingresos de las participaciones preferentes”. Estos títulos, a través de los cuales se orquestaron las ayudas en un primer momento, cobran unos intereses del 7,75% a las cajas que los remitieron.

El FGD, que quedará bajo el mando del subgobernador del Banco de España, Javier Aríztegui, tendrá además posibilidad de endeudarse para poder cubrir estas eventuales pérdidas. A día de hoy, tiene, según Salgado, “un patrimonio de 6.600 millones de euros”, a los que se suman “unas aportaciones recurrentes de 850 millones” del conjunto de las entidades.

La vicepresidenta económica ha descartado por el momento elevar la dotación que tengan que realizar las entidades. “No es necesario modificar la ley en ese sentido”, ha señalado, ya que a día de hoy “la dotación máxima a los fondos estipulada es del dos por mil y la cifra actual está muy por debajo”.

La ministra Salgado no se ha mostrado tampoco preocupada del malestar mostrado por los bancos por tener que cubrir las pérdidas que han ocasionado, hasta el momento, las cajas de ahorros. «Respetamos su opinión, pero es sólo una más», ha señalado. La Asociación Española de Banca (AEB) ha señalado, a través de un comunicado, que «la unificación de los Fondos de Garantía de Depósitos es una medida lógica como consecuencia de la reestructuración llevada a cabo en las cajas de ahorro».

No obstante, a su juicio «la unificación debería tratar adecuadamente el hecho de que los Fondos de Garantía de Bancos y Cooperativas de Crédito tienen acumulado un importante patrimonio (3.875 millones de euros) que ahora parece querer destinarse a cubrir ayudas en el sector de cajas».

Por otro lado, la ministra de Economía ha salido al paso de las críticas recibidas por el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez. “Por supuesto, creo que lo ha hecho bien” en la reestructuración del sistema financiero, por lo que ha calificado de “irresponsable” las críticas vertidas desde la oposición.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA