Botín avisa al Gobierno de que el Fondo de Garantía de Depósitos «no está» para pagar las preferentes

Emilio Botín, presidente del Santander
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El presidente de Banco Santander, Emilio Botín, ha aprovechado su intervención en la presentación de los resultados del grupo para mandar un aviso a navegantes ante los insistentes rumores del mercado de que el Gobierno planea que el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) se utilice para dar liquidez a los clientes atrapados en las participaciones preferentes emitidas por las entidades nacionalizadas.

Botín ha señalado que el FGD, nutrido con aportaciones de todos los bancos, “no está para estas cosas”, en referencia a su uso para resarcir a los preferentistas. En ese sentido, ha señalado que él se alinea con la tesis defendida por Joaquín Almunia, vicepresidente de la Comisión Europea, de que los tenedores de estos títulos soporten parte de los costes de los rescates de las entidades que los requieran. En los casos de que las entidades comercializaran estas preferentes de una manera fraudulenta, que “sean sancionadas”.

Respecto a la crisis económica, el presidente de Banco Santander ha destacado que ve el futuro “con optimismo” y tiene la “confianza de que estamos cerca de un cambio de ciclo”, si bien ha reconocido que “este año 2013 será duro en España”. Botín ha señalado que España ha salido del foco de la crisis gracias a “los evidentes avances en la corrección de desequilibrios y las reformas emprendidas por el Gobierno”.

El presidente del gigante bancario español se ha referido en concreto a la reforma laboral, que “dota de mas flexibilidad a las empresas y a la economía en su conjunto”; a la corrección del déficit público “en la parte estructural”; y por último, a la reestructuración del sector financiero.

En ese sentido, ha apuntado que el calendario de la reforma es claro y “los planes son adecuados”, por lo que ha mostrado su “plena confianza” en que en unos trimestres “contaremos con un sistema financiero bien dimensionado, solvente y muy eficiente” que ha calificado como “el más sólido de Europa”.

En lo que se refiere al conjunto de Europa, Botín ha destacado que se han logrado progresos “muy importantes en el ámbito económico y político y se están sentando las bases de una Europa más fuerte e integrada”. “Creo que estamos entrando en una nueva fase, y la recuperación será más evidente en 2014”.

El banquero cántabro también se ha referido durante su intervención a la exposición inmobiliaria del Santander, que se redujo el año pasado a la mitad en España. “Hemos reducido la exposición al sector inmobiliario en España, neta de provisiones, en 12.400 millones de euros”, ha explicado Botín, “pasando de 24.900 millones a 12.500 millones”.

Este ajuste, que “mejora sustancialmente la fortaleza de nuestro balance”, se logró gracias a la venta de 33.500 inmuebles propios y de promotores financieros, así como de carteras de crédito, según ha explicado el presidente del Santander.

La exposición al sector inmobiliario español representa, al cierre de 2012, el 1,7% de la cartera de créditos del grupo. Asimismo, “por primera vez desde que comenzó la crisis”, en 2012 bajó el volumen de inmuebles adjudicados, con una caída del 8%.

Botín ha destacado además que el gigante bancario español ha dotado 6.140 millones de euros de provisiones para cubrir la exposición a los activos inmobiliarios “problemáticos”, importe que “nos supone superar lo requerido” por las dos reformas financieras impulsadas por el ministro de Economía y Competitividad, Luis De Guindos.

El presidente del Santander ha destacado también que el banco ha dado numerosas muestras de “compromiso” con España ante las dificultades propias de la crisis. En ese sentido, ha destacado que “en Banco Santander lo tenemos claro, el desahucio es la última y peor opción para todos”, por lo que la entidad lanzó en verano de 2011 la moratoria hipotecaria, de la que, al cierre de 2012, se han beneficiado 21.000 clientes.

El beneficio del Santander bajó un 59% por las provisiones del ladrillo

El Banco Santander cerró 2012 con un beneficio atribuido de 2.205 millones de euros, lo que supone un descenso del 59% con respecto a 2011, después de que la entidad destinase 4.110 millones a provisiones para la cobertura de los riesgos en el sector inmobiliario en España.

El gigante bancario español ha comunicado que beneficio ordinario de 2012 ascendió a 5.251 millones de euros, al que se sumaron 1.065 millones de plusvalías obtenidas, principalmente con la venta de la unidad de Colombia y con el reaseguro de la cartera de seguros de vida de España y Portugal. Por tanto, si se excluyen las dotaciones, el beneficio del período habría sido de 6.315 millones de euros.

Las dotaciones para morosos antes mencionadas permitieron incrementar por cuarto trimestre consecutivo la cobertura de insolvencias tanto del conjunto del grupo como del negocio en España, situándolas en el 73% y 71%, respectivamente, lo que representa que en el conjunto de 2012, la cobertura para insolvencias mejoró en 11 puntos porcentuales en el grupo y en 25 en España.

La tasa de morosidad se situó en el 4,54%, lo que supone un aumento de 0,65 puntos con respecto a 2011. En España, la morosidad alcanzó el 6,74%, con un aumento de 1,25 puntos en el año, afectada también por la caída del crédito, pero muy por debajo de la media del sector, que supera holgadamente el 10%.

En lo que se refiere a la solvencia, el Santander cerró 2012 con un core capital del 10,33% bajo los criterios internacionales que marca Basilea II, lo que supone 0,31 puntos más que a cierre de 2011.

La diversificación de Banco Santander volvió a ser clave para hacer frente a las dificultades del mercado en Europa, y especialmente en España. Latinoamérica aportó el 50% del beneficio (Brasil suma el 26%; México, el 12%, y Chile, el 6%); Europa continental añadió el 27% (España agrega un 15%; Polonia, un 5%, y Alemania, un 4%); Reino Unido, el 13%, y EEUU, el 10%.