Los afectados por las preferentes de Liberbank toman las calles a la espera del canje o los arbitrajes

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La Plataforma de Afectados por las Participaciones Preferentes ha convocado este jueves una concentración frente a la sede central de Caja Cantabria en Santander con la que retoma las protestas contra Liberbank tras mes y medio de “tregua”.

Según ha informado la plataforma en un comunicado recogido por Europa Press, esta “meditada decisión” se ha adoptado ante la “incertidumbre” que genera el “inminente” canje de las participaciones preferentes de Caja Cantabria, y dado que hasta la fecha la entidad matriz, Liberbank, no ha aclarado a los representantes de los afectados en qué consistirá el canje.

La concentración, convocada para las 17.30 horas en la plaza Porticada, tiene por objetivo manifestar el “rechazo frontal y absoluto” a la posibilidad de que las participaciones preferentes sean canjeadas por acciones de Liberbank o por algún otro producto “complejo y de riesgo, no garantizado más que por la propia entidad”.

El banco surgido de la fusión de Cajastur, Caja Cantabria y Caja Extremadura recibirá 124 millones de euros a través de bonos contingentes convertibles (CoCos), por lo que en principio evitará una nacionalización parcial similar a las de Caja España-Duero o BMN, pero aún así deberá realizar una reestructuración significativa, que incluirá la obligación de que los tenedores de instrumentos híbridos de capital (incluidas las preferentes) de asumir parte de los costes del rescate. Es decir, se les impondrá un canje por acciones con un haircut que podría llegar al 40%.

No obstante, el Gobierno ha abierto la puerta para que los afectados puedan acudir a los arbitrajes en los que se devolverá el 100% de los ahorros invertidos en los casos “más flagrantes” de mala comercialización de estos productos.

Liberbank tiene en circulación 178 millones de euros en preferentes vendidas por Caja Cantabria a través de cuatro emisiones. El objetivo de la entidad liderada por Cajastur era dar alguna salida a los dueños de estos instrumentos antes o después, pero no se llegó a anunciar ninguna operación de canje, al tiempo que las protestas de los afectados se fueron recrudeciendo.