Caja España-Duero se queda sin tiempo para la ansiada fusión con Unicaja

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

España recibirá los 604 millones de euros destinados a rescatar a Caja España-Duero el próximo seis de febrero, después de que ayer el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) diese su visto bueno al desembolso. Se acaba por tanto el tiempo para que la entidad castellana logre cerrar un acuerdo con Unicaja, con la que lleva negociando más un año.

Durante una reunión del consejo de administración celebrado la semana pasada, el presidente de la entidad, Evarito del Canto, explicó a los consejeros que las negociaciones con Unicaja prosiguen, pero que no se da nada por sentado, según publicó la agencia Efe.

El Banco de España ya advirtió de que, si no se llega a un acuerdo con Unicaja una vez que lleguen los 604 millones de euros de ayuda del Fondo de Reestructuración Ordenada bancaria (FROB) que recibirá Ceiss, la entidad se subastará.

La participación del Estado en Ceiss, el banco de Caja España-Duero deberá ser superior al 50% y se determinará una vez se conozcan los resultados de la ‘due dilligence’ que se está elaborando, con el fin de valorar el capital de la entidad financiera. Esa ‘due dilligence’ es la auténtica fecha clave o punto de no retorno para la fusión, porque una vez que se complete la entidad será nacionalizada.

Unicaja y Caja España-Duero se vieron obligadas a abrir un nuevo proceso a finales del año pasado después de que el acuerdo anterior, aplazado durante más de un año, quedase “sin efecto” tras aprobar Bruselas el rescate de Ceiss, el banco de la caja castellana, por valor de 604 millones de euros. A cambio de esta ayuda, la Comisión Europea exigirá una reducción del balance de la entidad del 30%, así como el cierre de 260 oficinas y el recorte de 1.500 empleos en un plazo de dos años.

En su momento, la fusión de Caja España y Caja Duero, que recibió hace dos años 525 millones a través de un préstamo del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), ya vino acompañada de un expediente de regulación de empleo (ERE) de 846 trabajadores. Actualmente, la plantilla está conformada por unos 5.000 empleados.