La filial en Miami de Bankia ‘se pone guapa’ a la espera de comprador

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

City National Bank of Florida, la filial de Bankia en Miami, registró en 2012 el mejor año de su historia, tras cerrar el ejercicio con un beneficio de 190,2 millones de dólares (unos 142,6 millones de euros), frente a los 34,4 millones de 2011. El grupo español se ha visto obligado a poner en venta esta unidad dentro del proceso de reestructuración aprobado por Bruselas a cambio del rescate.     

Sólo en el cuarto trimestre de 2012, el banco obtuvo un beneficio de 158 millones de dólares, frente a los 4,3 millones del mismo período del año anterior. No obstante, la principal razón detrás de este espectacular incremento es el crédito fiscal de 136 millones de dólares en el cuarto trimestre como resultado de la liberación de activos de impuestos diferidos. “Fueron liberados debido al excelente desempeño financiero, una calidad de activos superior y una gestión eficaz”, según señaló la entidad con sede en Miami.    

No obstante, no sólo este extraordinario explica el mejor desempeño de los resultados de la filial. Incluso sin el crédito fiscal, el City National Bank registró en 2012 unos ingresos antes de impuestos y amortizaciones de 69,9 millones de dólares, que se comparan con los 50 millones del ejercicio 2011. Además, otorgó más de 1.000 millones de dólares en nuevos créditos.    

La filial en Miami es la auténtica joya de la corona de Bankia, después de haber logrado sobrevivir a unos ejercicios muy convulsos, teniendo en cuenta que la crisis inmobiliaria y de las hipotecas se cebó especialmente en el estado de Florida. De hecho, desde que el propio José Ignacio Goirigolzarri  anunció que se vendería la unidad, los rumores han arreciado en el mercado a pesar de que el banco tiene cuatro años de plazo para realizar esta desinversión. 

Bloomberg apuntaba recientemente que el City National Bank of Florida tiene un valor en libros de 438 millones de dólares y las quinielas de los expertos más optimistas dibujan importes que incluso duplican esta valoración contable.