La pequeña Caixa Ontinyent da ejemplo: veta la entrada en el consejo del hombre de Fabra

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La pequeña Caixa Ontinyent, junto a Caixa Pollença la única caja de ahorros que sobrevivirá como tal a la reestructuración del sector, ha dado todo un ejemplo al resto de entidades después de que esta misma semana haya vetado  la entrada en su asamblea de Javier Aparicio, del candidato propuesto para la Generalitat valenciana para presidir la entidad financiera.

La razón, que la caja consideraba que Aparicio no tenía suficiente experiencia. La caja de ahorros sigue de esta manera al pie de la letra las recomendaciones del Banco de España, que fijan como requisito para acceder a la asamblea el disponer de experiencia de al menos cinco años en empresas con un balance superior a los 1.000 millones.

El caso de Aparicio no fue una excepción. De hecho, la comisión electoral solo proclamó como válidas cuatro de las 22 candidaturas presentadas: por los Impositores, las encabezadas por Vicente Gil Montés y Joaquín Torrejón Velardiez; una en representación de Otras Entidades Representativas de Intereses Colectivos (Juan Luis Gandía Cabedo); y una de los Empleados, encabezada por Francesc Tortosa Llin.

Tras el rechazo a Aparicio, se perfila como presidente de la entidad el actual vicepresidente, Antonio Carbonell.

Además, Caixa Ontinyent ha decidido amortizar el 60,7% de la única emisión de participaciones preferentes que tiene, al comprar 85 participaciones por un valor nominal de 4,25 millones de euros, según ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). A la entidad le quedan por amortizar 55 participaciones, que totalizan un valor nominal de 2,75 millones de euros.