Banco de Valencia, más generoso que Bankia y Novagalicia en su propuesta de despidos

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los nuevos despidos que acometerán las entidades nacionalizadas (Bankia, Novagalicia y Banco de Valencia) han levantado en armas a los sindicatos, que han convocado para el día seis de febrero una jornada de huelga. No obstante, las condiciones ofrecidas por las entidades difieren mucho de un caso a otro. La entidad más generosa en ese sentido es por el momento Banco de Valencia, que concederá las mayores indemnizaciones a los trabajadores, si bien proporcionalmente realizará el mayor ajuste.

En concreto, Banco de Valencia recortará 890 puestos de trabajo, más de la mitad de la actual plantilla. Este ajuste incluye prejubilaciones forzosas de los empleados con más de 53 años, a los que se les respetará un 70% del sueldo neto hasta los 61 años, con un máximo de 150.000 euros. Por esta vía podrían salir algo más de 200 empleados.

La entidad controlada por el Estado, que pasará a manos de CaixaBank, también ha ofrecido bajas incentivadas con indemnizaciones de 28 días por año más una prima de 1000 euros por cada tres años de trabajo efectivo, con un tope total de la suma de ambas cantidades de 18 mensualidades para los menores de 50 años y de 24 mensualidades para los mayores de 50 años. Además, Banco de Valencia ofrece una prima de voluntariedad de 5.000 euros para los empleados que lleven entre 10 y 20 años en la entidad, y de 10.000 euros por encima de 20 años.

El máximo que podrán cobrar los empleados que se acojan a las bajas incentivadas será de 150.000 euros sin contar la prima de voluntariedad.

Frente a esta propuesta, Novagalicia tiene la intención de recortar 2.500 empleos a través exclusivamente de despidos, con indemnizaciones 23 días por año trabajado, con un máximo de 14 mensualidades. En los casos de las personas mayores de 55 años en 2013, la indemnización ascenderá a 25 días por año, con un máximo de 18 mensualidades. La cotización a la Seguridad Social será hasta los 63 años.

La intención del banco que preside José María Castellano es que el personal mayor de 50 años afectado por las extinciones de contratos sea despedido en 2013, a pesar de que el proceso durará tres años. Los 2.500 despidos que acometerá la entidad suponen un 43% de la plantilla actual, que asciende actualmente a 4.700 trabajadores.

Bankia fue el primero en sentarse a negociar con los sindicatos, y presentará su expediente de regulación de empleo (ERE) el día 9 de enero, sólo tres días después de la huelga. El banco que preside José Ignacio Goirigolzarri no ha modificado por el momento ni un ápice su propuesta inicial a los representantes de los trabajadores, de acometer 4.900 despidos con unas indemnizaciones de 22 días por año y un máximo de 14 mensualidades. No obstante, en las últimas reuniones se ha filtrado que podría elevarse hasta los 24 o 25 días por año. Además, Bankia recortará los sueldos del resto de la plantilla.