Díaz Ferrán, uno de los empresarios que más se benefició por sentarse en el consejo de una caja

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El crédito de 26,6 millones de euros concedido por Caja Madrid a Air Comet antes de que la empresa entrase en concurso de acreedores, y que actualmente investiga el Juzgado de Instrucción número 9 de Madrid, ha situado de nuevo a Gerardo Díaz Ferrán, expresidente de la CEOE y antiguo propietario de Marsans, en el ojo del huracán.

Díaz Ferrán fue consejero de Caja Madrid en representación de la patronal madrileña de los empresarios (CEIM) hasta enero de 2010, cuando salió junto a Miguel Blesa, que cedió su puesto como presidente de la entidad a Rodrigo Rato. Según recoge el artículo 56 de la Ley de Cajas de Ahorros de la región, los préstamos a los consejeros de las entidades requieren de autorización por parte de la Consejería de Hacienda.

Los créditos preferentes concedidos a consejeros de las cajas de ahorros han sido una práctica según una recopilación de la información publicada en estos últimos años y recogida por la bloguera Eva Prats. La cifra más alta correspondería a José García Costas, exconsejero de Novacaixagalicia, a la que llegó desde Caixanova como uno de los hombres de confianza del entonces presidente Gayoso.

García Costas, presidente del astillero Barreras y de la Cámara de Comercio de Vigo, se benefició de unos créditos otorgados por la entidad gallega de 60,5 millones de euros, siempre según este documento.

Un caso similar se encuentra en la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), en la que el consejero Aniceto Benito, expresidente del Hércules, logró unos créditos blandos por valor de 47,5 millones de euros.