Los sindicatos de Liberbank, inquietos por el silencio de la dirección sobre el plan de recortes

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La dirección de Liberbank, el banco de Cajastur, Caja Cantabria y Caja Extremadura, tenía intención de convocar una reunión en Madrid con los representantes de los trabajadores para presentar el plan de viabilidad, después de que los contactos iniciales se suspendieran hasta después de las navidades a la espera de que Bruselas aprobase el plan de recapitalización del banco. Dicha reunión iba a tener lugar, entre el 14 y el 18 de este mes, pero la fecha ha pasado sin noticias, lo que empieza a crear cierta intranquilidad entre los sindicatos.

Según señala el sindicato CSI (Corriente Sindical de Izquierda) en una circular, “a día de hoy, la dirección no ha convocado la reunión anunciada”, y, “al margen de los rumores más o menos interesados acerca de los supuestos motivos de la suspensión de la reunión citada y de las fechas en que podría tener lugar, lo único cierto hasta el momento es que el brutal plan de ajuste que la dirección pretende aplicar no ha sido retirado y sigue pendiendo sobre las cabezas de todos nosotros”.

Liberbank propuso en octubre a CCOO, UGT y CSICA un ‘Plan de Viabilidad’ rechazado de plano por los representantes de los trabajadores que incluía suspensiones de contratos durante un año como máximo en un periodo de tres años, reducciones de salarios de hasta el 7%, congelación de las aportaciones al plan de pensiones y reducciones de jornada. Con este plan, el banco pretendía ahorrar unos 100 millones anuales.

En concreto, el proyecto perseguía la suspensión de contratos laborales durante un plazo máximo de un año que podría afectar al 60% de la plantilla de forma rotatoria (el 20% anual a lo largo de los tres próximos ejercicios), reordenación de las pagas extras y la reducción del salario bruto anual en el 7%, la suspensión de la aportación a los planes de pensiones de los trabajadores durante los próximos cuatro años, la eliminación de beneficios sociales tales como seguros médicos y pagas por nacimiento de hijos y una reducción de jornada en torno al 10% de media (30 minutos diarios y las tres tardes mensuales que se trabajan durante cinco meses).

Las medidas afectarán a los trabajadores de Liberbank (Cajastur, Caja Extremadura y Caja Cantabria) y de su filial CCM. La respuesta de los sindicatos fue contundente, con la exigencia al banco de que retirase la propuesta. Sin llegar a ningún acuierdo, las negociaciones se suspendieron hasta después de navidades a la espera de que Bruselas aprobase el plan de recapitalización, que finalmente contempla que Liberbank reciba 124 millones de euros, aunque la ayuda no será una inyección de capital directa, sino que se instrumentará a través de bonos contingentes convertibles (CoCos).