La deuda pública saca tajada del veto del Banco de España a los ‘superdepósitos’

Banco de España en Madrid
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

Los límites que el Banco de España ha impuesto a los depósitos, las cuentas remuneradas y otros productos de ahorro como los pagarés o los bonos no asegurados vendidos a clientes minoristas llevan a los inversores a buscar otras ofertas que aún ofrezcan rentabilidades atractivas, y los fondos de deuda pública podrían ser los grandes beneficiados.

“Los pequeños inversores harían bien en mirar a los fondos de deuda pública (como los fondtesoros), fondos de deuda corporativa y fondos de cédulas hipotecarias en los que todavía puede obtener muy buenos rendimientos”, según han señalado fuentes del mercado a EL BOLETÍN.

Según los datos del Tesoro, a noviembre de 2012, últimas cifras publicadas, las personas físicas tenían en sus carteras de inversión 5.816 millones de euros en deuda pública, por debajo de los 6.400 millones del mismo mes de 2011, pero la tendencia podría revertirse en 2013 tras el veto del Banco de España a los superdepósitos.

Actualmente, el bono español a dos años cotiza en el 2,52% en el mercado secundario, a pesar de que se han relajado ostensiblemente las tensiones en los mercados mayoristas. El bono a tres años alcanza un 2,865%.

El Banco de España ha impuesto un límite del 1,75% en los depósitos de menos de un año y las cuentas corrientes. En el caso de los depósitos de uno a dos años, la rentabilidad máxima podrá alcanzar el 2,25%, y en los de más de dos años, el 2,75%.

La penalización que el supervisor impondrá a los bancos que sobrepasen estas rentabilidades no se instrumentará a través de mayores aportaciones al Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), como en la anterior Ley Salgado, sino con mayores requisitos de capital. El requisito mínimo del core Tier 1 se elevará para estas entidades hasta el 10,25%, frente al 9% actual.