Novagalicia despide a dos tercios de los trabajadores desde la fusión de las cajas gallegas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

Novagalicia Banco habrá despedido a un 66% de su plantilla desde que se llevó a cabo la fusión de Caixa Galicia y Caixanova, según los cálculos de los sindicatos, en cuanto complete la nueva ronda de 2.508 despidos hasta 2017 aprobada por Bruselas.

El plan de recapitalización y reestructuración de Novagalicia, que recibirá ayudas públicas de 5.425 millones de euros, contempla 2.508 bajas, un 43% de la plantilla total de 4.700 personas actualmente en el banco. No obstante, el número de despidos podría ser inferior si finalmente el banco encuentra un comprador para Evo, marca bajo la que opera fuera de sus territorios de origen y que cuenta con 671 empleados.

No es la primera vez que la entidad aplica la tijera a su plantilla, con un recorte que afectó a 1.904 empleados. Si se tiene en cuenta que tras la fusión de Caixa Galicia y Caixanova el conjunto de trabajadores ascendía a unas 6.600 personas, los recortes totales ascenderán finalmente a un 66% de la plantilla.

Según una circular de Csica, “la reducción de oficinas, plantilla y activos sobre los datos pos-fusión está en el entorno del 70%”. En otras palabras, el banco que resulta es un 70% más pequeño que la suma de las dos cajas.

Para el sindicato, esta es la prueba del “fracaso del plan”, del que responsabilizan a “los gestores pasados y, que en buena medida, lo siguen siendo hoy; a la Xunta de Galicia, “que no permitió que las cajas desarrollaran sus planes alternativos a una fusión injustificable desde el punto de vista económico; y al FROB, “que ha avalado cada uno de los proyectos de integración, capitalización y resolución”.

En este entorno, los sindicatos de Novagalicia han llamado a los trabajadores de la entidad y a la sociedad en su conjunto a manifestarse el próximo sábado en Santiago, en una marcha que arrancará a las 12:00 horas de la Alameda compostelana.

Esta movilización se produce después de varias reuniones previas al inicio de la negociación del cuarto ERE que afecta al banco que preside José María Castellano, resultado de la fusión de las cajas de ahorro gallegas.