Los sindicatos atacan a los antiguos gestores de las cajas por los ‘nuevos despidos’

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

La nueva ronda de despidos que deben acometer las entidades rescatadas ha levantado las iras de los sindicatos, que hasta el momento habían logrado que todos los recortes de personal se realizaran de manera no traumática y con medidas pactadas. Esta vez no será así, lo que ha desatado las hostilidades, y los antiguos gestores de las cajas se han convertido en el principal objetivo de los representantes de los trabajadores.

José María Martínez, secretario general Comfia-CCOO, ya señaló hace unos días en unas declaraciones a EL BOLETÍN que “llama la atención” que, mientras entidades como Bankia, Novagalicia, Caja 3 o CatalunyaCaixa están llevando “despidos baratísimos”, los directivos de las entidades sigan marchándose “con contratos blindados que en muchos casos no han recibido la aprobación de los respectivos consejos de administración”.

De confirmarse esta medida, se trataría de un delito de “apropiación indebida”. En esa línea, Martínez destacó que los sindicatos ya han pedido a la Fiscalía Anticorrupción que investigue a la cúpula directiva de Caja 3, así como las indemnizaciones abonadas a los que recientemente han abandonado el banco y la actuación del supervisor, el Banco de España.

En esa línea, el secretario general de Comfia-CCOO recordó que el Banco de España “tiene la obligación de supervisar no sólo la sanidad de los balances de las entidades, sino también las retribuciones de los directivos”.

El otro gran sindicato, UGT, comparte esta visión y va más allá al apuntar directamente a Rodrigo Rato, expresidentes de Bankia, como uno de los responsables. En un comunicado, FeS-UGT-Madrid señala que es “inaceptable que quienes han abusado de sus puestos directivos en las entidades financieras intervenidas por el estado, como el señor Rato y el señor Olivas, entre otros, campen libres siendo responsables de haber llevado a la ruina a miles de familias españolas”.

El sindicato señala que al mismo tiempo “se han destruido más de 30.000 puestos de trabajo desde el 2008, y todos los pronósticos hacen pensar que se destruirán otros 20.000 en este próximo quinquenio”.

Rato, al igual que los 33 consejeros de BFA-Bankia, ya ha tenido que sentarse en el banquillo como imputado en la investigación que el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu está llevando sobre la salida a Bolsa del banco, hace aproximadamente un año y medio. No obstante, el exministro de Economía durante la etapa de Aznar eludió cualquier responsabilidad y cargó las culpas a los respectivos gobiernos de Mariano Rajoy y José Luis Rodríguez Zapatero.