El futuro de Del Rivero en Sacyr, en manos de las cajas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las cosas comienzan a ponerse complicadas para Luis del Rivero en su propia casa. A la creciente presión sobre Sacyr y Pemex por el pacto con el que han sindicado sus participaciones en Repsol se suman ahora los rumores, que cada vez cobran mayor fuerza, sobre el interés del mayor accionista de la constructora, Demetrio Carceller, por hacerse con la presidencia de la compañía. En este campo de batalla, las cajas de ahorros que poseen el 12% del capital de Sacyr pueden tener la última palabra.

En el mercado se especula con la posibilidad de que Carceller esté comprando títulos de la compañía que lidera Del Rivero. Esta misma mañana, un ‘broker ciego’ ha comprado hoy un paquete de 250.000 títulos con un descuento del 17% sobre el precio que marcaban las acciones de la constructora en el mercado a esa misma hora. El vendedor podría ser alguna caja de ahorros. En su capital figuran Nocavaixagalicia, Bankia, BMN o Unicaja.

En varias ocasiones, los expertos han señalado a que la venta de la cartera industrial de las cajas no era descartable para aumentar su volumen de efectivo y así mejorar sus reservas. Una mejora que para conseguirse está ya en tiempo de descuento y que algunos actores del mercado identifican con la macroventa a un precio de 3,4 euros que ha tenido lugar hoy en Sacyr.

Esta venta en bloque opaca, permitida por la regulación actual del mercado bursátil español, ha dado brío a los rumores que inundan los foros sobre posibles compras por parte de Demetrio Carceller en el capital de Sacyr Vallehermoso, con el fin de aumentar su peso en la constructora de cara al consejo de Repsol del próximo miércoles. Así, su opinión, en principio contraria al pacto con Pemex, gozaría de más fuerza en las mesas de la constructora y la petrolera.

Según algunas informaciones, Carceller -que posee cerca del 20% de Sacyr- estaría molesto por la poca publicidad que se dio previamente a la formalización del acuerdo entre la directiva de la compañía y Pemex para forzar un asalto al consejo de Repsol. Este malestar ha llevado a Sacyr a convocar una sesión extraordinaria de su consejo, para explicar el acuerdo con la mexicana a Carceller, Juan Abelló y los representantes de Grupo Satocán, que tampoco parecen muy conformes con la sindicación.

Este desencuentro es sólo un hito más en la batalla que Carceller y sus aliados mantienen con la presidencia de Luis del Rivero en Sacyr. La diferencia es que no falta quien apunta que el objeto de estas supuestas compras está en desbancar a Del Rivero de su puesto, algo para lo que podría contar con la complicidad de las cajas presentes en el accionariado de Sacyr Vallehermoso.

En marzo, Disa dio un golpe de mano al anunciar que se había convertido en el primer accionista de Sacyr, por delante de los fundadores. Entonces, anunció la compra de un 2,9%, que sumado a lo que ya tenía, y el acuerdo de sindicación con el grupo Satocan, le daban derechos sobre el 15,7%.

Los minoritarios piden a la CNE que investigue a Pemex en Repsol

La Asociación Española de Accionistas Minoritarios de Empresas Cotizadas (Aemec) ha presentado un escrito a la Comisión Nacional de Energía (CNE) para pedir que intervenga en la escalada accionarial de Pemex en Repsol.

Los minoritarios aseguran que es “una operación realizada de modo fraudulento”. Así puede leerse en el informe que han hecho llegar al presidente de la CNE, Alberto Lafuente, y a quien pidió por parte de Repsol un análisis del caso, Tomás Gómez.

Esta conclusión se hace patente en Aemec al asegurar que la empresa mexicana ha eludido la solicitud de autorización a la CNE; sino que además se ha unido a Sacyr, cuyo único fin es adquirir una influencia en Repsol sin acometer una OPA. Y así puede ser, porque con la toma del 29,5% de Repsol, Sacyr y Pemex no la necesitan para obtener el control de ésta, lo que indigna y perjudica a los accionistas minoritarios.

Y por ello piden la intervención de la CNE, “en ejercicio de sus funciones de supervisión y control del mercado energético y de las actividades de las empresas que operan en el mismo” exigían en un comunicado. “Sin la autorización, no debería poder adquirirse semejante influencia en Repsol” continúan y piden, además, que se decrete “automáticamente la suspensión del ejercicio de los derechos de voto representativos del 29,5% del capital social de Repsol y que se ha obtenido por la unión de Pemex y Sacyr”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA