Los trabajadores de la CAM se temen lo peor tras la subasta de la caja

La subasta de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) entra en su fase decisiva y sus trabajadores empiezan a temer que el comprador definitivo acometa un fuerte recorte de la plantilla y la red de sucursales. Las entidades con más músculo financiero de España y que por tanto parten de una situación de ventaja para hacerse con la entidad, tienen su red comercial muy desarrollada en la zona de influencia de la CAM.

Banco Santander, La Caixa o BBVA, los nombres que más suenan en el mercado para hacerse con la caja alicantina, ya tienen presencia en la zona de influencia de la CAM, y una fusión podría obligar a cuantiosos cierres de sucursales y despidos, tal y como temen los sindicatos. Según el Anuario del Instituto Valenciano de Finanzas de 2010, La Caixa, de hecho, tiene más oficinas en la Comunidad valenciana que la propia CAM, 464 frente a 400. Algo similar ocurre con BBVA, que tiene 340 sucursales, o al Santander, que tiene 253. Por el contrario, la presencia de las tres cajas vascas es casi testimonial, por lo que la oferta de KutxaBank es la preferida de los trabajadores.

No obstante, en el caso de que sean necesarios más recortes de plantilla, según han señalado fuentes sindicales a EL BOLETÍN, las prejubilaciones, tal y como se están negociando hasta ahora en el sector, son una “salida digna” para los trabajadores. Incluso se abriría la puerta a que se acogiesen a las prejubilaciones empleados a partir de 53 años, que irían saliendo de la entidad en cuanto cumpliesen los 56 años. Una medida similar ya se utilizó en CajaSur cuando fue absorbida por BBK.

Antes de la intervención del Banco de España, la caja alicantina acordó con los sindicatos un plan de recortes que incluye 853 prejubilaciones, complementadas con bajas incentivadas y excedencias. En concreto, el acuerdo establecía que los trabajadores que se puedan acoger a las prejubilaciones tengan que haber cumplido los 55 años antes del pasado 31 de diciembre y llevar, al menos, 10 años en la caja.

En cuanto a la indemnización, se imponía el cobro de un 80% del salario bruto fijo anual hasta los 64 años, siempre que esa cantidad no sea inferior al 90% ni superior al 95% del salario neto de los últimos 12 meses. El acuerdo firmado con los sindicatos incluye asimismo bajas incentivadas entre los empleados que no alcancen los 55 años.

A este grupo se le ofreció una indemnización de 45 días por año trabajado más una cantidad adicional en función de los años de servicio, y que oscilará entre los 10.000 y los 30.000 euros. La caja alicantina contó con el respaldo de un 70% de los representantes de los trabajadores, gracias al apoyo de Sicam, UGT, CCOO y el Sindicato Vietnamita, que suman más del 70% de la representación laboral en la entidad.

Plazo

El Banco de España ha ampliado hasta el próximo miércoles 28 de septiembre el plazo para presentar ofertas de compra no vinculantes por la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), intervenida por el instituto emisor el pasado mes de julio, según publica Europa Press, que cita fuentes financieras.

El organismo que preside Miguel Ángel Fernández Ordóñez ha accedido a prorrogar el plazo después de que así lo solicitaran entidades interesadas en la caja alicantina con el fin de completar la información de su oferta y los trámites administrativos correspondientes.

Cuando reciba las ofertas no vinculantes, el Banco de España decidirá cómo plantea las condiciones de la segunda fase y realizará una selección de las entidades para hacerles llegar una auditoría detallada de la CAM (due diligence) con información precisa sobre la caja.