Los empresarios valencianos apuestan por las cajas vascas para hacerse con la CAM

El lunes finaliza el plazo para que la banca presente sus ofertas para hacerse con la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), y en el entorno empresarial valenciano la apuesta es por KutxaBank, el banco que conformarán las tres cajas de ahorros vascas (BBK, Vital y Kutxa), que también es el favorito de los sindicatos.

Los cientos de kilómetros que separan el levante del País Vasco no son obstáculo para que la influencia del sector empresarial de Euskadi se deje notar en la Comunidad valenciana. La amistad financiera entre ambas regiones se ha evidenciado en numerosas ocasiones, como las recientes citas electorales. Antonio Basagoiti, líder del PP vasco, ha desembarcado en Benidorm y en otros relevantes municipios para intercambiar opiniones con el empresariado valenciano. El futuro de la CAM vuelve a poner de manifiesto esta relación.

Además, BBK ya se hizo con CajaSur, la última caja que había sido intervenida por el Banco de España antes de la CAM. A favor de KutxaBank juega que no cotiza en Bolsa, ya que en los mentideros se desconfía la acogida que podría tener en el mercado esta compra, después de que la entidad perdiese más de 1.000 millones en la primera mitad del año con una morosidad del 50% en el sector inmobiliario.

Por parte de los sindicatos pesa que la red de sucursales de las cajas vascas es la más complementaria con la CAM entre las entidades españolas que presentarán ofertas. Banco Santander, La Caixa o BBVA ya tienen presencia en la zona de influencia de la CAM, y una fusión podría obligar a cuantiosos cierres de sucursales y despidos, tal y como temen los sindicatos. Según el Anuario del Instituto Valenciano de Finanzas de 2010, La Caixa, de hecho, tiene más oficinas en la Comunidad valenciana que la propia CAM, 464 frente a 400. Algo similar ocurre con BBVA, que tiene 340 sucursales, o al Santander, que tiene 253. Por el contrario, la presencia de las tres cajas vascas es casi testimonial.

El lunes 26 finaliza el plazo dado por el Banco de España para presentar las ofertas no vinculantes por la caja alicantina, y alrededor de una veintena de entidades, tanto españolas como extranjeras, estarían dispuestas a presentar una oferta. El mercado da por descontado que los grandes nombres del sector en España, Banco Santander, BBVA y CaixaBank, presentarán ofertas. Además habría al menos una docena de bancos extranjeros que también han preguntado a Merrill Lynch, que dirige la operación, por el acuerdo.

El banco que se haga con la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) deberá afrontar unos vencimientos de deuda que ascienden a 9.000 millones de euros en 2012, según han señalado fuentes sindicales a EL BOLETÍN, lo que complica mucho el proceso de subasta de la entidad dado el cierre actual de los mercados. Por el lado de la solvencia, la operación exige menos riesgos ya que el Banco de España ofrece un esquema de protección de activos más generoso que en ocasiones precedentes.