Las fugas de depósitos en las cajas nacionalizadas vuelven loco al Banco de España

Los mercados de financiación mayorista están cerrados, y la falta de liquidez se ha convertido en la principal dificultad, por encima de la solvencia, que atraviesan las cajas españolas. En este entorno, la amenaza de una fuga de depósitos en las entidades que serán nacionalizadas pende sobre el Banco de España, a raíz de las enseñanzas que ha dejado el caso de la CAM.

En apenas un mes, desde el 22 de julio y hasta el 31 de agosto, la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) se vio obligada a utilizar 500 millones de euros de los 3.000 millones de la línea de crédito que le otorgó el Banco de España el día de su intervención, debido a la fuga de depósitos, y la situación podría haber empeorado desde entonces ante la avalancha de rumores que han salpicado a la entidad alicantina.

El Banco de España tenía en principio la intención de vender la CAM en subasta en septiembre, pero finalmente el plazo se alargará al menos hasta finales de año, tal y como ya publicó EL BOLETÍN. A finales de mes se realizará una primera criba entre los interesados.

Además de la caja alicantina, la institución que dirige Miguel Ángel Fernández Ordóñez tiene sobre la mesa las nacionalizaciones parciales de Novacaixagalicia, CatalunyaCaixa y Unnim, y uno de los grandes temores es que la entrada de dinero público en ellas se traduzca en la huida de los depositantes, no tanto las familias como las grandes empresas e inversores. Novacaixagalicia recibirá alrededor de 2.500 millones, apenas por debajo de la cifra inyectada en la CAM, mientras que CatalunyaCaixa recibirá 1.718 millones y la también catalana Unnim, 568 millones.

La fuga de depósitos de las cajas de ahorros es difícil de precisar, ya que el Banco de España, desde hace unos meses, no publica diferenciadas las cifras de bancos y cajas, sino que las une dentro del epígrafe, entidades de crédito. No obstante, puede hacerse una idea aproximada a partir de los respectivos balances presentados por las patronales, que muestran una pérdida de cuota de mercado de las entidades de ahorro.

La Asociación Española de Banca (AEB) ha anunciado que hasta junio captó un 5,6% de depósitos de la clientela, hasta una cifra de 695.628 millones de euros. La Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), aún no ha publicado los datos del segundo trimestre del año, pero al cierre de marzo las cajas ya habían perdido un 7,3% de los depósitos, hasta los 689.917 millones.