Feijóo certifica el fracaso de su proyecto de gran caja gallega

El proyecto de Alberto Núñez Feijóo de crear una gran caja gallega ha acabado en fracaso dos años después de que el presidente de la Xunta plantease por primera vez la fusión de las entonces independientes Caixanova y Caixa Galicia. Con la entrada del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), NCG Bank, el nuevo banco surgido de la integración, estará controlado en un 85% por el Banco de España.

Novacaixagalicia controlará apenas un 15%, por tanto, y el porcentaje podría haber sido incluso más bajo, según se desprende de las palabras del propio Feijóo. Al término de la reunión semanal de su Gobierno, que analizó la autorización a NCG Banco, el presidente gallego, que reconoció que sólo el Banco de España tiene “competencias” para realizar la valoración de la caja (aún pendiente), resaltó que “la mayor preocupación” de la Xunta era alcanzar un buen porcentaje de participación de Novacaixagalicia. Tal y como explicó Feijóo, el porcentaje iba a ser en un primer momento inferior al 10%.

La fusión de Caixanova y Caixa Galicia fue un proyecto personal de Feijóo, que temía que la reestructuración del sector financiero dejase a ambas entidades en manos de otros grupos más grandes, y perdiesen así su ‘galleguidad’. La operación contó con las reticencias tanto del Banco de España, como de las propias entidades, ya que se producía un amplio solapamiento de redes, pero finalmente salió adelante in extremis.

La puntilla final al proyecto de Feijóo la dio el decreto de solvencia aprobado a principio de año por el Gobierno, que elevaba hasta el 10% el ratio de capital de máxima calidad que las cajas debían cumplir para no quedar en manos del Banco de España.
Novacaixagalicia, que necesitaba 2.622 millones de euros para cumplir con este mínimo, no encontró finalmente el respaldo suficiente de inversores privados, por lo que antes del 30 de septiembre el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) aportará estos fondos, haciéndose, como ya se ha dicho, con un 85% de la entidad.

No obstante, está previsto que a finales de año el FROB venda parte de su participación en el nuevo banco a los inversores privados que se han interesado por el proyecto. En principio, son cinco grandes fondos de inversión internacionales, entre los que se encontraría, según publicaba hoy la prensa local, JC Flowers, que ya mostró interés en banca Cívica y la CAM.

Entre esos inversores podrían encontrarse también empresarios gallegos tanto de España como de Latinoamérica, con los que habría contactado el nuevo presidente de la entidad, José María Castellano. El ex de Inditex, según los rumores del mercado, podría haber convencido, entre otros, a Manuel Jove o a Amancio Ortega.