Los sindicatos de la CAM avisan al Banco de España de que no tolerarán más despidos

La Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) acordó con los sindicatos un expediente de regulación de empleo (ERE) antes de la intervención del Banco de España, y tiene validez hasta 2013. Por ello, si los nuevos administradores de la entidad quieren hacer más recortes, tendrán que “volver a negociar” con los representantes de los trabajadores, según han avisado fuentes sindicales en declaraciones a EL BOLETÍN.

La caja alicantina acordó con los sindicatos un plan de recortes que incluye 853 prejubilaciones, complementadas con bajas incentivadas y excedencias. En concreto, el acuerdo establece que los trabajadores que se puedan acoger a las prejubilaciones tengan que haber cumplido los 55 años antes del pasado 31 de diciembre y llevar, al menos, 10 años en la caja.

En cuanto a la indemnización, se impone el cobro de un 80% del salario bruto fijo anual hasta los 64 años, siempre que esa cantidad no sea inferior al 90% ni superior al 95% del salario neto de los últimos 12 meses. El acuerdo firmado con los sindicatos incluye asimismo bajas incentivadas entre los empleados que no alcancen los 55 años.

A este grupo se le ofrecerá una indemnización de 45 días por año trabajado más una cantidad adicional en función de los años de servicio, y que oscilará entre los 10.000 y los 30.000 euros. La caja alicantina ha contado con el respaldo de un 70% de los representantes de los trabajadores, gracias al apoyo de Sicam, UGT, CCOO y el Sindicato Vietnamita, que suman más del 70% de la representación laboral en la entidad.

Sin embargo, el proceso de subasta de la CAM ha abierto los rumores sobre nuevos recortes sociales, a lo que los sindicatos se oponen frontalmente, por lo que ya han comenzado las movilizaciones para que se garantice el empleo y la obra social. En ese sentido, la Plataforma Sindical de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), compuesta por CCOO, UGT, Sicam, CSICA, Alta y Sindicato Vietnamita, analiza convocar futuras manifestaciones en Madrid, según han confirmado fuentes sindicales consultadas por EL BOLETÍN, si bien han precisado que aún no hay ninguna fecha prevista para estas movilizaciones, que presumiblemente se realizarán frente a la sede del Banco de España.

Sí tienen fecha las manifestaciones de Valencia y Murcia, que se celebrarán los días 26 de septiembre y 10 de octubre, después de que a la concentración celebrada frente a la sede de Alicante del Banco de España, del pasado 5 de septiembre, asistieran unas 1.500 personas.

Los sindicatos han encontrado además en los ayuntamientos del levante español un punto de apoyo para sus reivindicaciones. Tal y como ya publicó este diario, la plataforma sindical había contactado con las autoridades públicas para que no haya más despidos y se preserve la obra social, y parecen haber tenido éxito. Ayer mismo, el alcalde de Benidorm, Agustín Navarro, apostó por la celebración de una cumbre de alcaldes de ciudades de más de 50.000 habitantes de la provincia de Alicante con el objetivo de unir esfuerzos a favor del mantenimiento de la obra social.

El edil ha remitido ya una carta a un primer grupo de alcaldes de la provincia para comunicar esta propuesta, entre los que figuran las autoridades locales de Alicante; Elche; Orihuela; Torrevieja; San Vicente del Raspeig; Alcoy y Elda.

El Banco de España intervino la CAM el 22 de julio. Aunque en un principio su venta estaba prevista para septiembre, no se espera que hasta finales de año se encuentre un comprador. Hasta entonces, no se sabrá si serán necesarios más recortes de empleo.