Las caídas en Bolsa convierten en operación de alto riesgo el canje de preferentes de Banca Cívica

Banca Cívica
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

A finales de mes está previsto que se formalice el canje de las preferentes de Banca Cívica. Sin embargo, a diferencia de otras entidades, en vez de optar por un depósito tradicional, el canje se realizará por obligaciones convertibles en acciones, lo que ha despertado no pocas críticas en las asociaciones de consumidores, ya que los clientes podrían perder parte de su inversión si continúan las caídas en Bolsa.

La entidad anunció el pasado mayo a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que ha elegido la fórmula de ofrecer obligaciones convertibles a cambio de todas las preferentes que tiene en circulación (904 millones de euros) por el 100% del nominal. El punto más controvertido es el precio al que las obligaciones se convertirán en acciones, ya que no se toma como referencia la cotización actual, sino el de la media de los 15 días previos al canje, con unos límites que no satisfacen del todo a los afectados, de 1,2 euros como mínimo y de 20 como máximo.

Si las acciones de Banca Cívica se encuentran por debajo de los citados 1,2 euros, los clientes perderán en la conversión, ya que se las venderán a ese precio a pesar de que valgan menos. El cliente sólo saldría ganando se si encuentra por encima de 20 euros, algo poco probable.

Las acciones de Banca Cívica cotizaban hoy en el mercado a 1,45 euros, tras haber bajado más de un 36% en lo que va de año. Si se tienen en cuenta los 2,70 euros a los que debutó en julio del año pasado, la caída es de un 47%.

En el supuesto de que los órganos de gobierno de Banca Cívica y CaixaBank ratifiquen en sus respectivas juntas de accionistas el acuerdo de integración, el canje se realizaría por acciones de CaixaBank. En este caso, los precios límite serán 1,92 y 32 euros por acción de la entidad catalana, que hoy cotizaba en 2,41 euros tras haber caído un 36,5% en lo que va de año.

Las fechas para adherirse están por definir, aunque los clientes que acepten la oferta podrían tener que mantener los bonos hasta el 30 de diciembre de 2018 si antes no da otro plazo el consejo de administración. Se prevé la conversión para 2014, y hay algunos supuestos de cancelación adelantada, como por ejemplo si el capital de Banca Cívica baja de determinados parámetros.

El punto más positivo del canje es la rentabilidad que ofrecerán los bonos convertibles hasta su conversión en acciones, que oscilará entre el 6% y el 9,5% dependiendo de las emisiones. Hay que tener en cuenta, que las primeras emisiones de preferentes presentaban rentabilidades de apenas Euríbor a seis meses más el 0,25%, según consta en el documento remitido a la CNMV.

No obstante, existe cierto malestar entre los clientes afectados, que hubiesen estado más cómodos con un canje por un depósito. En la mente de todos, está el ejemplo de Bankia, desplomada en Bolsa tras el canje. De hecho, la entidad ahora presidida por José Ignacio Goirigolzarri, podría haber tomado nota y se espera que ofrezca un depósito como solución a los clientes que en su día acudieron a la emisión de preferentes de 2009 de Caja Madrid.

A las críticas ya se ha sumado la asociación de consumidores Facua-Consumidores en Acción, que tachó recientemente de “tomadura de pelo” el contrato ofrecido por Banca Cívica a los clientes atrapados en las participaciones preferentes, en el que la entidad se ofrece a canjearlas por otros productos complejos como obligaciones convertibles en acciones en 2014.

Facua ha recordado que la propia Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha expresado su voluntad de que las preferentes se canjeen por productos “más sencillos y líquidos” como el canje por depósitos a un valor nominal del 100%. Se trata de una opción que ya ha sido anunciada por bancos como Liberbank y Caja España-Duero, y ejecutada por otros como CajaSur o BMN.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA